Header Ads

Caracoles de colores que en el mar de Santa Marta andan nadando

Caracoles en Santa Marta
Lo bailan en Barranquilla, Santa Martha y Cartagena, Lo bailan en Barranquilla, Santa Martha y Cartagena, Lo bailan en la Guajira allá en el cabo de la vela, Lo bailan en la Guajira allá en el cabo de la vela. Allá en el cabo, Los caracoles, Ahí van paseando, Con sus amores. Recuerdos en el Rumbodromo de la 22 con Franco Arguelles.


Esta es una: "NOTA PATROCINADA".

La ebriorexia está relacionada con trastornos alimentarios y el consumo exagerado de licor.

¿Qué ocurre cuando una persona que además de padecer trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia también ingiere grandes cantidades de alcohol? El resultado es la ebriorexia, un comportamiento que consiste en dejar de comer y consumir más alcohol. En otras palabras, el trago se convierte en la principal fuente de energía de los afectados.

Este trastorno -que, sin embargo, no ha sido reconocido aún por los manuales de enfermedad mental- ha afectado a mujeres famosas como la siempre polémica Lindsay Lohan, que pasó de ser la niña consentida de Disney a protagonizar escándalos por consumo de drogas, y la delgadísima Victoria Beckham, de quien se dice que, además de sufrir de bulimia, abusa del alcohol.

Si bien existen descripciones detalladas de casos de ebriorexia, los especialistas prefieren referirse a ella como una tendencia e incluso como un tipo específico de bulimia o de anorexia.

"Estamos más bien ante un comportamiento que puede presentarse en afectados por bulimia o anorexia y en personas con tendencias impulsivas", explica la psicóloga Camila Pombo.

"Si la paciente -asegura en femenino, pues, afirma, los casos de hombres son mínimos- sabe que se va a tomar media botella de vodka un día y está obsesionada con sus medidas corporales, hará lo que sea para compensar reduciendo luego el consumo de comida". La ebriorexia como conducta tiene una relación más estrecha con la bulimia que con la anorexia, dado que, como lo afirma la Asociación Americana de Psicología, los anoréxicos tienden a ser perfeccionistas, mientras que los bulímicos son impulsivos.

"La principal diferencia entre anorexia y bulimia es el control", aclara Cecilia Caruana, psicóloga de la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y Bulimia (Adaner), de España. Las personas bulímicas tienen episodios regulares de ingestión excesiva de alimentos y, en algunos casos, de licor. Después, utilizan distintos métodos para no aumentar de peso, como vomitar o consumir laxantes. De acuerdo con la psiquiatra Olga Albornoz, la ebriorexia debe ser tratada de la misma manera que la anorexia y bulimia. "Lo que pasa es que, en este caso, las personas no solo se dan atracones de 25 porciones de pizza o 10 ponqués, sino que se beben 15 vodkas o 30 cervezas, y después se sienten culpables".

Cuando alguien que sufre de un trastorno de alimentación bebe también en exceso, hay que prender las alarmas. "Aquí el tema de cuidado es el del alcoholismo, un problema mucho más complejo", concluye Pombo.

¿Cómo identificarlas y tratarlas?

No pierda de vista la posibilidad de buscar tratamiento médico

1. Además de los síntomas comunes de la anorexia, hay que estar alerta frente a la posibilidad de que el paciente aumente su consumo de alcohol, llegue tarde en la noche y se levante con mal aspecto.

2. Cuando se ha determinado que un afectado por anorexia o bulimia es propenso al consumo excesivo de alcohol, hay que pensar en un tratamiento que incluya el de adicción a sustancias psicoactivas.

3. Los especialistas insisten en que es clave enseñarles a las personas que padecen ebriorexia que el metabolismo es flexible y permite tomarse unos tragos un día, sin que se refleje en un aumento de peso.

Entregada por el medio "EL TIEMPO". Nota patrocinada.