Header Ads

Diomedes Ofrendó Al Señor Caído de Monserrate De la Mano de La Virgen Del Carmen

Diomedes y El Señor Caído de Monserrate. Bogotá
“¿Como amanecen todos mis seguidores?, los llevo en mi corazón. ¡Hoy voy saliendo para Monserrate!”.

El escueto mensaje que colocó Diomedes Díaz Maestre en la red social Facebook al filo de la mañana del domingo 14 de julio despertó la expectativa de decenas de personas que irían al mismo lugar a ofrendar en el Santuario de Monserrate al Señor Caído y a La Virgen Morena de Monserrate, símbolos por excelencia de la capital de Colombia desde el año 1.640 –hace casi 400 años- cuando se subió a ese cerro a 3.152 metros de altura, primero, la efigie de esa Virgen venerada en Barcelona (España) devoción que aceptó en ese entonces el que fuera el "Presidente del Nuevo Reino de Granada", Juan de Borja. peregrinación iniciada por una familia bogotana en el año 1.620. cuando construyó una ermita.

Diomedes llevaba el mismo sentimiento de ofrenda en su corazón “guiado por La Virgen del Carmen”, como dijo como agradecimiento por todo lo recibido en estos últimos tiempos en los que ha superado pruebas difíciles, entre ellas, el grave accidente de tránsito del año pasado en el norte de Colombia y el tumor que le afectó la columna y del que fue operado hace menos de un mes en esta ciudad y de lo que se recupera a pasos agigantados.


Diomedes, consciente de que en tan solo 48 horas es el Día de La Virgen del Carmen, quiso rendir su ofrenda personal subiendo -no sin esfuerzo- hasta el mismísimo Santuario del Señor Caído para orar con la convicción y fe de que de la mano de Dios, La Virgen del Carmen y su profundas creencias religiosas podrá superar los obstáculos que se le presenten y todo lo que a su alma aflije pues no todo en el corazón de los humanos es miel sobre hojuelas.
Luz Consuelo Martínez, compañera; y Diomedes Díaz, en Monserrate. (Foto Héctor Sarasti)

Ya puesto en camino se acompañaba de Luz Consuelo Martínez Salazar, su compañera; Fredi José, Carmen Consuelo y Katiuska, sus hijos, Evangelina Salazar, su suegra; Diego Martínez, su asistente y Àlvaro Daza, su conductor. Comitiva que debió enfrentar la multitud que se avalanzó desde la llegada de él y una vez supo que el famoso Cacique de La Junta había arrancado de visita dominguera para el sitio más concurrido por propios y extraños cuando van a la capital de Colombia, al punto de decirse que “Quien no ha subido a Monserrate no ha visitado Bogotá”.
“A mi me llevó la mano de La Virgen del Carmen para que visitara en su honor al Señor Caìdo”, expresó Diomedes. “Es una Virgen que he venerado todo mi vida y el honor a ella fui a pedirle por todos y por mi familia”.
El alboroto de Padre y señor Nuestro
Diomedes subió por el funicular que sirve como una de las varias maneras de ascender hasta ese Santuario ubicado en los cerros orientales, zona céntrica, de la capital de Colombia. Vestido de sudadera azul, zapatillas de caminar nuevas y una gorra azul hizo el esfuerzo de todo peregrino. Subir a rezar.
Arriba la multitud veía con alegría y fervor el gesto de Diomedes y el murmullo de su presencia corría de boca en boca entre quienes lo  veían: ¡Diomedes!, ¡Diomedes!, ¡Diomedes!, la multitud recordaba el nombre del cantante que ingresó hasta el propio pie del Señor Caìdo. Allí veneró al Santo y recordó a su Virgen del Carmen como el su canción que dice: “… y el 16 de julio es la Fiesta ¡de la Virgen del Carmen! y ese fue el día que le escuché al padre que Dios a todos nos tiene en cuenta…”.
Diomedes Díaz y Consuelo, al fondo Bogotá. (Foto Hèctor Sarasti)

Hecha la ofrenda salió y se dirigió al Restaurante Santa Clara, en el mismo cerro, y compartió un almuerzo con su familia. La alegría de los comensales, del servicio de mesas y hasta de la propia “Maitre” (Persona que coordina los meseros y el servicio) hicieron del lugar y el día el momento para recordar.
Diomedes Díaz bastante recuperado de sus dolencias ya tiene, prácticamente, un pie en el avión para Méjico. Partida programada para este próximo miércoles 17 de julio desde el Aeropuerto Internacional de El Dorado, de Bogotá.
“Todos son bendiciones y hay que agradecerle a Dios a, por su puesto, ¡a la Virgen del Carmen!”

DIOMEDES EN EL SANTUARIO DE MONSERRATE
(Fotoreportaje exclusivo de Héctor Sarasti/EL BLOG DE DIOMEDES DÍAZ)

Admiradoras.

En Monserrate.

Un saludo a los empleados del  Restaurante que lo atendieron de lujo.
La "maitre" del Restaurante Santa Clara.

Emocionados de  ver al Cacique.

Saluda a la multitud que lo asedia.

Compañeros inseparables en las buenas y en las malas.

Fuertemente escoltado.

Bogotá.

Luz Consuelo y Katiuska, madre e hija.

Con sombrero aguadeño y tal.

Recuperado.

De izquierda a derecha: Evangelina Salazar, suegra; Diomedes;  Carmen Consuelo, hija (Abajo); Luz Consuelo Martínez, compañera; Katiuska (En Brazos); Diego Martínez, cuñado; Fredi m"El Cadete" Díaz, hijo; y Álvaro Daza, asistente. Todos de peregrinación a Monserrate (Foto Exclusiva Héctor Sarasti /El Blog de Diomedes Díaz)

Todos por la foto con Diomedes

Con Diego Martínez, cuñado. 


-----------------------------------------------------------------

REPORTERÍA, REDACCIÓN, CONCEPTO PERIODÍSTICO Y FOTOREPORTAJE:

Héctor Sarasti

JEFE DE PRENSA Y GESTOR DE REDES SOCIALES:
Antonio José de León
DIRECTOR ORGANIZACIÓN MUSICAL DIOMEDES DÍAZ
José Zequeda

Julio 14 del 23013