Header Ads

Por dos mil siglos nueva versión de Diomedes Díaz a dúo con Silvestre Dangónd

Yo sabía que era un puente final que tenía que cruzar y que me iba a doler. Yo sabía que era un camino gris estar lejos de ti y extrañando tu voz. Preparé el corazón pa´ olvidar lo que ya no era más, lo que el mundo acabó. Era un pacto de olvido de dos, no tenía libertad y no quería ofender. Y ese tonto que tienes al final que no vaya a creer que te olvidas de mí. Porque besa tus labios ya cree que es tan dueño de ti, pobre iluso también.