Header Ads

El vallenato de Diomedes Díaz que puso a bailar a la ONU


Al ritmo de “Pidiendo vía”, guerrilleros y verificadores celebraron el último año nuevo en armas desde el campamento de Conejo (La Guajira) y desataron una polémica nacional.

El baile entre los funcionarios de la ONU y algunas de las guerrilleras del punto de preagrupamiento de las Farc en Conejo (La Guajira), fue al ritmo de “Pidiendo vía”, el vallenato de Diomedes Díaz con el que celebraron el nuevo año al pide de la Serranía del Perijá, donde se ubica este campamento. 

El hecho, que causó gran polémica nacional y fue calificado por algunos sectores políticos, y por la misma ONU, como inapropiado, fue según Alirio Córdona, miembro de la Dirección del Bloque Martín Caballero, fue una demostración de que la paz ya llegó. 

Córdoba relata que la celebración comenzó muy temprano con todos los preparativos propios de un fin de año en cualquier lugar de Colombia.

“Hicimos buñuelos, natilla y una comida para la noche, todo con gran entusiasmo, ya que es nuestro último fin de año como organización armada y esperamos que en el próximo seremos ciudadanos en ejercicio, como dice el acuerdo firmado en La Habana”, explica en el diálogo que sostuvo con el medio de Barranquilla EL HERALDO.

Dice que la noche transcurrió en medio de la alegría y con mensajes para la reconciliación, pero sobre todo para llenarse de fuerza que le permitan enfrentar el período que viene en la implementación de los acuerdos.

En medio de la celebración llegaron los miembros de la ONU, como lo hacen cotidianamente, desde que se establecieron en este punto de preagrupamiento temporal.

“Ellos vienen de manera habitual cumpliendo su papel de veedores y algunas guerrilleras los agarraron de la mano para bailar un disco. Pienso que aceptaron ya que se contagiaron de la alegría que sienten las personas en cualquier parte del mundo cuando se acaba un año y se le da la bienvenida a otro”, siguió relatando el guerrillero.

Nuevas reglas. La entrevista con Alirio se hizo a la entrada del campamento, donde han cambiado algunas reglas para recibir a las visitas, especialmente a los medios de comunicación. “Este es un sitio abierto a todo el que quiera venir, porque queremos que el país y el mundo conozca cómo vivimos, cómo pensamos y nuestra cotidianidad, pero hemos tomado algunas prevenciones para que no se malinterprete lo que hacemos”, explicó ante nuestra insistencia para caminar por algunos lugares del campamento.

Agregó que el día de la celebración de fin de año, algunos tomaron licor como chirrinchi que les obsequian los wayuu, con quienes dice tienen excelentes relaciones desde siempre, otros aguardiente y unos pocos otros licores, pero también afirma que muchos se divierten sin consumir licor.

“En Colombia toma el presidente de la república, el senador Uribe, el exprocurador Ordóñez, los directores de medios, por lo que creemos que no es un hecho extraordinario en un país tan festivo como el nuestro”, manifestó.

El video que fue divulgado donde bailaban miembros de la ONU con guerrilleras de las Farc, fue grabado por periodistas de la agencia EFE y según los miembros del grupo armado, no creen que tenía mala intención.

“Nos quedamos con la percepción de que existía la buena fe de informar y que esto no llevaba mala intención, sobre todo porque el material original es distinto al editado que se usó para hacerlo circular en las redes sociales”, explicó Alirio Córdoba.

Aceptación en la población. En el corregimiento de Conejo la interacción entre la población y los guerrilleros concentrados en La Ye de Las Marimondas es cotidiana.

El presidente de la Junta de Acción Comunal Carlos Julio Chincha afirmó que en el pueblo, ven el proceso de paz como una bendición y rechazó la polémica que se generó por el baile.

“Hemos sido testigos como algunos sectores se han opuesto a la paz y emplean la mentira y el escándalo para acabar con esta esperanza, pero desde este territorio alegre les decimos que esto nos duele porque es algo que nos ha cambiado la vida para bien”, manifestó.

La presidenta de la Mesa de Víctimas de Fonseca María Lenis Jiménez manifestó que “si estamos buscando la paz, es justo que ellos hicieran su integración familiar ahora que están en este proceso”.

Agregó que como víctimas sienten que los acuerdos de paz “ha sido lo mejor que ha pasado en Conejo y por eso los apoyamos en su totalidad”.

En el camino entre Conejo y La Ye de las Marimondas, donde está ubicado el campamento guerrillero, nos encontramos a Luis Alfonso Lubo, quien llevaba una vaca hacia el matadero, lugar donde trabaja.

Afirmó que “aquí se acabó la plomera esa que se sentía en las noches y que no nos dejaba dormir tranquilos”. Dice que no sabe cómo fue lo de la fiesta, “pero lo único que se es que ahora dormimos y trabajamos bien y no como antes que no dejaban pasar para ningún lado”.

Baile por la reconciliación. Varias organizaciones como la Junta de Acción Comunal, la Asociación Comunitaria por vivienda digna y la Asociación de Campesinos y Desplazados, han organizado para este 13 de enero un gran baile denominado “Por la reconciliación y la Paz”, el cual tendrá lugar en la plaza de Conejo, al cual también han invitado a “los enemigos de paz”.

“A ellos les recordamos que a La Guajira le han negado todo y de todo le han quitado, ahora no le nieguen a los que nos visitan, la alegría porque preferimos verlos bailando a todos juntos, soldados, policías, observadores y opositores, a que se enfrenten”, manifestó el líder Carlos Julio Chinchía.