Header Ads

La silla de Diomedes en la que todos se quieren sentar

La Silla de Diomedes
Después de un gran chapuzón en las frías aguas del río Guatapurí que pasan por el balneario Hurtado en Valledupar, propios y turistas llegan hasta la glorieta de Los Juglares donde se encuentra el nuevo monumento de Diomedes Díaz Maestre para tomarse una fotografía sentados al lado de la gran estatua de bronce.

De Barranquilla, Santa Marta, Cartagena, Bogotá, Bucaramanga y pueblos del Magdalena llegan a sentarse en ‘La silla de Diomedes Díaz’ para tomarse una selfie como recuerdo que estuvieron en la capital mundial del vallenato.

Tal es el caso de Neíl Barrios Ruiz, fiel seguidor de ‘El Cacique de La Junta’, que vino desde el municipio de Ariguaní, Magdalena, su tierra natal, a tomarse una fotografía con su ídolo de todos los tiempos. “Llegué hace dos días a Valledupar y desde que vine me la he pasado en la estatua de mi cantante favorito. Yo soy caciquista desde que nací y como buen seguidor de él siento que todavía vive”, expresó Neíl, quien tiene la memoria llena de su teléfono celular por las numerosas fotografías que logró tomarse en el que hoy se convirtió su lugar favorito.

Barrios Ruiz dijo que lo mejor que tiene ahora mismo Valledupar es este monumento, “lo mejor que ahora tienen esta ciudad es esta estatua de Diomedes, es una atracción muy hermosa. Lo que más me gusta del monumento es la silla y ‘El Cacique’ sentado con el gesto que lo inmortalizó”.

La barranquillera Alexandra Pulgar llegó hace un día a la ciudad y confesó que antes de viajar vio por redes sociales el nuevo monumento de Valledupar. “Cuando vi por redes el monumento me dije: tengo que tomarme una foto sentada al lado del más grande la música vallenata, y aquí estoy”, expresó Alexandra, quien estaba ansiosa por tomarse la fotografía.

Alexandra confesó que se siente asombrada por lo bonita que es Valledupar y como sus habitantes viven orgullosos de su folclor. “Es muy bonito que los mandatarios de la ciudad hagan todos estos homenajes a los grandes del folclor vallenato, es como traerlos de nuevo a la vida y sentirlos vivos”, comentó la mujer.

La ubicación de la glorieta de Los Juglares es clave en el turismo vallenato, porque a pocos metros se encuentra el río Guatapurí, por eso permite que diariamente lleguen cientos de personas a conocerla.

“No importa la hora, de día, con sol, de noche, con lluvia, la gente llega ahí, se bajan de los carros, de las motos, y se toman la foto”, dijo una de las personas que pasa diariamente por el sitio.
Lo que debe saber del monumento

Esta imagen en bronce metalizado a escala humana, fue situada en La Glorieta de Los Juglares, haciendo honor a la grandeza de este cantautor de la música vallenata, fallecido el 22 de diciembre del 2013 en Valledupar.

La escultura es de los artistas plásticos Jhon Peñaloza y Misael Martínez y se compone de una banca en estructura metálica, con listones de madera en donde está sentada la imagen.

La Alcaldía de Valledupar invirtió a través de la Oficina de Cultura 40 millones de pesos, además de la instalación en el lugar y se construyó como parte del proyecto de intervención paisajística de la ciudad y recuperación de la glorieta aledaña al balneario Hurtado.

Jhon Peñaloza, uno de los artistas que realizó la escultura, dijo a EL PILÓN que dicha obra fue hecha a escala natural del artista y que el manejo del tiempo fue mucho menos porque estuvo acompañado de Misael Martínez, otro escultor importante de Valledupar. “Quisimos aprovechar con esta escultura que en la ciudad no existían estos tipos de espacios que agrega un nuevo atractivo turístico para mostrar como un emporio de riqueza cultural a Valledupar”, expresó el escultor.

Peñaloza aseguró que tienen más proyectos para que la ciudad le rinda homenaje a los grandes de la música vallenata como ‘Colacho’ Mendoza, Alejo Durán, Gustavo Gutiérrez, los reyes vallenatos, entre otros. “Esto genera turismo y trabajos indirectos a la región”, aseveró Peñaloza.

Explicó que los materiales utilizados en la escultura hacen que sea resistente al sol y la lluvia. “Trabajé con materiales que protege a la escultura del sol y del agua, esta cultura requiere mantenimiento cada siete y ocho años”, aseguró el artista.

“Era una glorieta abandonada, le hicimos un tratamiento arquitectónico, urbanístico y paisajístico, porque queríamos rendirle un homenaje en el natalicio de Diomedes Díaz para que la gente pudiera sentarse a su lado y tomarse fotos”, dijo el secretario de Obras Públicas de Valledupar, Juan Pablo Morón.
¿Qué dicen los hijos del artista?

Elder Dayan Díaz, uno de los hijos del cantante Diomedes Díaz, le dijo a EL PILÓN que se siente muy orgulloso y alegre por lo que Valledupar sigue haciendo con su padre aun después de muerto. “Para mí es de gran orgullo y alegría saber que mi papa aun después de muerto sigue recibiendo honores y sobre todo con esta estatua tan bonita”, dijo el hijo del cantante que hoy es compañero de fórmula de Rolando Ochoa.