Header Ads

Pedro Piña, el sepulturero de los famosos del vallenato

Pedro Piña
A este hombre, nacido en Plato, Magdalena, en los 25 años que lleva trabajando en el cementerio Jardines del Ecce-Homo le ha tocado sepultar a "Colacho" Mendoza, Kaleth Morales y Diomedes Díaz, entre otros artistas de este folclor.

En los 25 años que lleva trabajando como sepulturero en el cementerio Jardines del Ecce-Homo en Valledupar, Pedro Piña, reconoce que lo más difícil ha sido enterrar a los ídolos musicales del vallenato, en especial a los que él como seguidor sigue admirando.

“En todo este tiempo me ha tocado sepultar a varios artistas, entre ellos 'Colacho' Mendoza, Kaleth Morales, 'El Maño' Torres, 'Eudes Granados y Diomedes Díaz; pero en el caso de Martín Elías, les dije a mis compañeros que no sería capaz, que no la aguantaría; me aparté, me fui para el portón y cuando entró el féretro estallé en llanto”, señala este hombre que prácticamente convive con los muertos.


Dice que “conocí a Diomedes y a Martín Elías en casetas y parrandas, viví la fama de Kaleth, supe las buenas personas que eran 'Maño' Torres y Eudes Granados, integrantes del grupo del Cacique de la Junta, que murieron en el trágico accidente aéreo con Juancho Rois; pero de verdad que darles sepultura fue algo duro, aunque de pronto hay personas que no lo creen, porque es mi trabajo”.

Pedro, de tez morena, con 49 años de edad y nacido en Plato, Magdalena, reconoce que siendo un fiel seguidor de Diomedes, uno de los momentos más dolorosos fue "enterrarlo". Dice que eso lo marcó para toda la vida.


Ahora, con el más reciente ídolo musical fallecido, el Gran Martín Elías, precisa que está viviendo unos días difíciles. "Uno lo llora y lo siente, es durísimo; son cosas que solamente a un loco se le hubiera ocurrido decir, que muchachos como él y Kaleth, se iban a morir tan rápido, porque esto era una cosa inesperada. Lo de Martín nos sorprendió a todos".

"A veces a uno no le gustaría hacer este trabajo, es difícil porque se me arruga el corazón ver despedir con tanto dolor a los muertos, y más cuando son jóvenes e ídolos, pero se va aprendiendo a sortear estas cosas", indicó.

Pedro Piña, dice sin embargo, que con esta labor ha podido sacar adelante a sus cuatro hijos; y como consuelo, no hace más que "consentir" a los difuntos. "Limpio las tumbas, las riego y arreglo sus flores". 

Señala que los más consentidos de los famosos que reposan en el campo santo son Diomedes, Kaleth, y ahora Martín Elías. "Muchos llegan de todas partes a visitarlos, le traen arreglos florales y se toman fotografías junto a sus tumbas", puntualizó.