Header Ads

Diomedes de Jesús, otro hijo del Cacique que sale al ruedo


El cantante asegura que trabajará para mantener el legado de su padre.

Un tatuaje que se hizo en el antebrazo derecho hace una semana, en Monterrey (México), refleja el amor y admiración que siente por su padre Diomedes de Jesús Díaz Acosta (segundo hijo del matrimonio entre el Cacique de La Junta y Patricia Acosta). La firma del cantante más vendedor del género vallenato quedó plasmada en su piel y lo acompañará por los escenarios nacionales e internacionales que comienza a conquistar este cantante de 31 años.

Llevar el mismo nombre de su progenitor, y el peso de una dinastía que continuó su hermano –el también fallecido Martín Elías–, se convierten en un reto titánico para ‘Chú’, como lo llaman de cariño. Sin embargo, no siente miedo y sostiene que con su voz y destrezas puede seguir conquistando a los amantes del buen vallenato. “De mi padre heredé la picardía y profesionalismo, y de Martín tengo la chispa y alegría para poner a gozar a la gente, así que he salido al ruedo para hacer buen vallenato. Además tengo lo mío, una voz muy romántica que sé va a enamorar a muchos, y lo único que pido es que escuchen mi nueva propuesta que está cargada de sentimiento”, declaró durante su visita a EL HERALDO Diomedes de Jesús.

Su proyecto musical está acompañado de las notas del acordeonero venezolano Tony Gutiérrez, con quien se unió hace dos meses y grabaron tres canciones incluidas en el trabajo Fe. “Llevamos poco tiempo, pero hemos hecho mucho, ya visitamos México, Panamá, tenemos ahora una gira por Estados Unidos, y la idea es seguir creciendo. Además, hay un tema llamado De ti, de Rolando Ochoa, al que le tenemos mucha fe; Mi compadre, de Wildon Cammerer, y Culpable por amarte, de Adaulfo Córdoba”, explicó Gutiérrez. Diomedes de Jesús acumuló experiencia en la agrupación La Familia de Diomedes, en la que participó hace 13 años. Sin embargo, sostiene que haber seguido de cerca la carrera de su padre y su hermano se convirtió en su mejor escuela. “Mi línea es 100% diomedista, por la sangre me corre ese legado lindo que dejó papá y estoy trabajando fuertemente para mantener la dinastía Díaz, conservando el vallenato auténtico y romántico”.