Header Ads

Columna: Música con sabor


Soy melómano confeso, y les aseguro que en mi labor de cocinero disfruto trabajando al compás de unas buenas melodías, son muchos los temas que hablan de comidas y distintos menús en varios géneros, nuestro hermoso folclor no es la excepción y ya he escrito del tema en varios artículos para este periódico y para la revista dominical del periódico El Heraldo, entre otros medios. Canciones como: ‘Nació mi poesía’, ‘La diosa coronada’, ‘La pesca’, ‘El hambre del Liceo’, entre otras, hacen mención de diversos platillos de nuestra gastronomía raizal.

‘El comelón’, éxito grabado por Diomedes Díaz y de la supuesta autoría (está en entredicho) de Efraín Barliza, una alegre canción en donde se mencionan muchos platos criollos -“…Ay! por un desprecio yo me suicido con un revólver de bollo ‘e yuca, los proyectiles que sean de queso, y si tú quieres que yo esté muerto, dame un veneno de agua de azúcar…”-. “…Oye muchacha si me desprecias, me pego un tiro bien suavecito, con un revolver marca arepuela, con un caldero de arroz volao y sesenta presas de pargo frito…”. Lo mismo ocurre con el jocoso canto ‘Perro sinvergüenza’, de Romualdo Brito, en donde narran el cariño que una suegra le toma a su yerno después de no gustar de él. “…Mi suegra ha cambiado tanto que el mejor plato ahora es para mí, y cuida los cachorritos del perro sinvergüenza, le guarda arepita de queso, al perro sinvergüenza, mazamorra de maíz biche, al perro sinvergüenza…”.

La música afro antillana, tanto local como de otras latitudes, sí que está repleta de “cantos gastronómicos”. ‘El cocinero mayor’, de Fruko y sus Tesos, en la nítida voz del gran Joe Arroyo, es uno de los mejores ejemplos, con el seudónimo del ‘Cocinero Mayor’ también se le conocía al chef cienaguero, de origen italiano, pero hijo adoptivo de Valledupar, Arturo Osías Pacific, quien además era un gran bailarín, temas como ‘La Guagua’ interpretado por Piper Pimienta y el combo Candela, canción que hace alusión a la preparación de una guartinaja (una de las carnes más exquisitas, tanto que su caza y consumo indiscriminado lastimosamente la ha llevado al borde la extinción) “…anda a decile a tu mama, que guarde el agua caliente, que voy a mata una guagua, huele a sancocho caliente..”. ¿Quién no bailó en la década de los ochentas? con temas famosos como ‘Patacón pisao’ de Juan Carlos Coronel, ‘Cali ají’ del Grupo Niche, ‘El menú’ (Que le pongan Salsa) de El Gran Combo de Puerto Rico: “…Pa mojá, pa mojá, que le pongan salsa…”. Hay una canción protesta muy bella de la autoría de Juan Luis Guerrea “…ojalá que llueva café…”, en donde en su letra está plasmado el deseo de que cayera una lluvia de café y otros alimentos sobre el campo, para aplacar el hambre, este tema lo utilizó la Unicef como himno o jingle de una de sus campañas.

Uno de los temas que habla de comida más hermoso y mejor logrado de la discografía colombiana, es un porro llamado precisamente ‘Sabores del porro’, con la rúbrica autoral del maestro Pablo Florez. “…Me sabe a queso bien amasao’ con panela e’coco de colomboy, también me sabe a viuda e’pescao, con cazón ripiao bajo un ranchón”.

También podemos mencionar una canción rica en melodía como ‘Arroz con coco’ de Lucho Bermúdez, grandes artistas internacionales de la talla de Julio Iglesias también hicieron covers o versiones de cantos caribeños como ‘El bacalao’, en donde incluso usa arreglos con acordeón, Rosario Flores con su almibarada Bossa Nova llamada ‘Sabor sabor’, o el samario Carlos Vives con su ‘Fruta fresca’, entre otros grandes temas que ya se han vuelto inmortales en su mayoría.