Header Ads

Historia de Diomedes Díaz y La Virgen Del Carmen


Una cama en cuatro paredes y un dolor profundo en el cuerpo una silla donde me mueven me acompañan en el momento soy un cuerpo sin movimiento producto de una enfermedad a veces me pongo a llorar pero nada gano con eso Leo la Biblia y por eso pienso que me voy a recuperar.

Señor, tú eres grande Tú eres dueño, del oro y la plata Yo fui hecho a tu semejanza hoy te pido, te ruego el favor Que recibas mi corazón y serán tuyas mis alabanzas.

Diariamente en la mañanita yo le doy las gracias a Dios Me dio la paciencia de Job y así muchas cosas bonitas una de esas cosas bonitas. Es que estoy vivo todavía esperando desde ese día que tuve la muerte cerquita A ver si Dios me necesita o me deja viví otros días.

Y aquel que está en silla de ruedas o está en una cama lo mismo que yo que no busque a Dios en el aire que lo busque en su corazón Y ahí recibe la salvación déle gracias a Nuestro Señor (bis) Y a mi Gran Virgen del Carmen que no se aparte de mí que si me para de aquí le hago una iglesia en el Valle (bis) .