"La vida me ha golpeado más de dos veces pero sigo siendo muy optimista", Diomedes

Por: | lunes, junio 24, 2013 3 Comentarios
Diomedes saliendo de la Clínica

El reloj marcó las 11 en punto de la mañana del domingo 23 de junio y el cantante Diomedes Díaz y su séquito de acompañantes salió lentamente de la zona de habitaciones de la planta 7 de la Clínica del Country, del norte de Bogotá, Colombia, hasta uno de los dos ascensores que prestan servicio en la moderna sede hospitalaria. Su andar tranquilo no dejaba entrever que hacía tan solo  5 días había sido intervenido quirúrgicamente de una lesión tumoral en la espalda considerada de alta complejidad. "Me siento bien, muy bien", respondió a una de las personas que lo acompañaban. A ojos de quienes saben de lo delicado de la intervención parecía un milagro verlo andar.
Ingresados todos en el ascensor, una 10 personas, incluído el cantante Diaz Maestre, su compañera Consuelo Martínez, su hijo Fredy, su cuñado Diego Martínez; su manager José Zequeda y otros tantos el aparato dijo 'Hasta aquí me trajo el río': las puertas no cerraron y se escuchó una voz que dijo: "vamos pa' otro que este se jodió". 
Dicho y hecho.

Diomedes Díaz y sus acompañantes pasaron al ascensor contiguo mientras en la entrada del edificio que da a la carrera 16 entre calle 82 y 83 una nube de periodistas y camarógrafos estaba alerta pues ya estaba anunciado que el más famoso cantante de vallenato de todos los tiempos iba de salida y caminando para acabar de rematar la exclusiva noticia, 'tengamelonay', dice el pueblo o, lo que es lo mismo, 'baileme ese trompo en la uña...

Entre tanto, Díaz Maestre ingresó al otro ascensor y se recostó de espaldas  a los intestinos metálicos del moderno ascensor. Uno de los acompañantes del cantante reflexionó en voz alta de que sufría de la presión alta a lo que Diomedes le dijo: 
-"Dígamelo a mi, que de eso yo si sé…hay un medicamento para eso…bueno no me acuerdo su nombre… pero esa vaina es bendita... cuídese, cuídese…", le recomendó el artista vallenato que demostraba una actitud positiva, serena y muy resuelta, como lo manifestó de comprometerse a conservar la salud.
Díaz Maestre iba impecablemente vestido aunque sencillo: camisa blanca de franjas azules, en diferentes tonalidades y de recuadros; bluejeans full 'Nueva York' (Nuevos), atados  con correa blanca y montado en unas zapatillas deportivas blancas, marca 'bajatedeunbuenbillete'. 

Si alguien que, desprevenidamente, viera a El Cacique de La Junta tan rozagante, tan tieso y tan majo supiera que hacía tan solo 120 horas había sido objeto de una cirugía de alta complejidad seguro diría ¡¡cómo!!, ¡¡qué!!!
...
En cantante atendiendo a los medios de comunicación: "Estoy muy bien"
Terminado de descender y puestos sus pies en el primer piso el barullo de periodistas  y camarógrafos comenzó a murmurar en la puerta, más de uno calibró sus preguntas y se lanzó al ruedo…
-"¿Don Diomedes cómo está de su salud?"
-"Doctor Don Cacique: ¿es usted un hombre nuevo?"
-"¿Cuándo vuelve a los escenarios supersona?
Llegado a la entrada se despidió de uno de los médicos y se dispuso a atender a la prensa. Tenía frente a si una nube de periodistas.
De entre todos, un canal de televisión se llevó la exclusiva en la improvisada rueda de prensa.
-"¿Cómo está, Diomedes?"
-"Yo me siento muy bien, me siento como un playboy", bromeó Díaz Maestre. Al paso que respondió a todas las preguntas que le hizo la periodista relacionados con su salud. Era un hecho evidente de que El Cacique de La Junta volvía por sus fueros musicales, esta vez convencido de que tendrá más en cuenta su calidad de vida que pasa por cuidar su salud.
De momento Diomedes se acercó a la puerta delantera de su Toyota Prado, gris metalizado, que lo llevaría a su casa del norte de la ciudad. Pero, en segundos, se devolvió sobre sus pasos un par de metros al recordar... 
-"Hombe, claro, aquí también está Pacheco" expresó recordando al famoso y legendario presentador de la televisión, de origen español pero colombiano de adopción Fernando González Pacheco que, como él, se había vuelto noticia por problemas de salud.
-"Un saludo y pronta recuperación a ese amigo".
De inmediato una conexión en directo con el canal de televisión lo llevó a centrarse en las preguntas que le hacían los presentadores del programa "Bravissimo" de Citytv Televisión: --"Hernán me siento bien, con ganas de seguir adelante" le acotó Díaz al paso que hacía un balance de su reciente intervención. Al poco rato acabó el diálogo remoto.
De un momento a otro pasó cerca de él, intentando aproximársele, un habitante de la calle:
-"Oiga, chino, venga, venga", le dijo un sonriente Diomedes Díaz que se conmovió de la situación de precariedad del joven que vestía de manera desarreglada.

El Cacique habló con el chico que le pidió su ayuda. Y, en un acto de consideración, sacó lo que en ese momento tenía en su bolsillo: 4 mil pesos, repartidos en dos billetes de 2 mil. De inmediato miró a su Manager General, José Zequeda que le entregó a él 20 mil más para que, a su vez, se los diera al desafortunado muchacho. Los mismos que una vez recibidos extendió Diomedes al menesteroso. En total le regaló 24 mil pesos.

-"Tomé, hijo, dele buen uso y compártalo con sus amigos y vaya tomar sopa que le alcanza…Dios me lo bendiga".
El gesto alegró al muchacho que no cabía de alegría en su raída ropa:
-"Uy, don Diomedes, muchassss graciassss mi chino, uichhhhh, ahora si voy caleto". (con plata).
Diomedes da con generosidad a un habitante de la calle.

"Pa' que tome sopa, hermano", le dijo Diomedes al joven que pidió su ayuda.
Terminado el diálogo, Díaz Maestre agradeció a los periodistas y abordó su vehículo el que avanzó para salir de la bahía de estacionamiento del Hospital y por segundos -al pasar al lado del autor de estas líneas- bajó parte de la ventana y le dijo:
-"Bueno, mijo nos estamos hablando".
Y extendió y asomo su mano por el pequeño espacio que dejaba la ventana que había descendido poco más de un palmo.
Mano que fue correspondida de inmediato.
-"Nos hablamos para que vaya a almorzar a la casa", precisó en el breve diálogo que matizó con unas  palabras amables y atentas.
-"Gracias, Cacique, gracias que Dios lo bendiga, estaré pendiente para cuando lo considere".
-"Claro que si, mijo, hasta luego ¿oyó?".
-"A usted, gracias..."

El conductor de Diomedes aceleró y se perdió en la distancia con rumbo norte. Iba allí, en ese campero un hombre al que la suerte lo ha bendecido. Y que daba muestras, una vez más, de que no solo es un bendecido de la vida sino también una persona que ayuda mucho con su forma de ser en su buen devenir.


Entrevista para televisión


"Hay Diomedes para rato"

"Estoy muy bien"
REDACCIÓN, CONCEPTO PERIODÍSTICO Y FOTOGRAFÍA: Héctor Sarasti. JEFE DE PRENSA Y GESTOR DE REDES SOCIALES: Antonio José de León. DIRECTOR GENERAL ORGANIZACIÓN MUSICAL DIOMEDES DÍAZ: José Zequeda. Junio 23 del 2013.

3 comentarios: Deje sus comentarios

  1. ay jijueputa esto si es escribir,

    ResponderEliminar
  2. Por algo Dios te tiene con vida

    ResponderEliminar
  3. Cuando Dios da una oportunidad de vida hay que aprovecharla al maximo Diomedez y.Dios te.ha dado muchisimas

    ResponderEliminar