Header Ads

Ya me hacía falta Valledupar

Diomedes Díaz
“Aunque me quieren en todas partes donde llego, esta es mi tierra”, respondió Diomedes Díaz ayer al explicar su sorpresiva llegada a Valledupar, pese a la etapa de recuperación en que se encuentra.

Aunque con mucho cuidado porque las fracturas en las costillas que sufrió la madrugada del pasado 30 de octubre en el accidente de tránsito no terminan de sanarse completamente, el cantautor lució bastante mejorado. “Mi recuperación es lenta, pero buena”, anotó.

¿Cacique, cuál es la primera visita que hará después de saludar a su fanaticada? ¡La de mi mamá! Dijo sin titubeo.

De inmediato retomó el tema de sus seguidores. “Son el mejor estimulante para seguir adelante”, dijo refiriéndose al multitudinario recibimiento que le hicieron “además que Dios me dio el don, este respaldo me obliga a trabajar cada día mejor por respeto a este pueblo que me quiere tanto”.

El hijo insigne de La Junta dijo además que “vienen muchas cosas buenas para ellos, como el disco (Fiesta vallenata) y muchos mensajes de amor y paz por medio de mis canciones”. Aunque no quiso dar un adelanto, reveló que la grabación de los temas seguía en la etapa de pistas, pero que continuaría muy pronto con ese proyecto”.

La locura. “Esto se vive nada más cuando viene Diomedes Díaz”, era el comentario común entre los usuarios y empleados del aeropuerto Alfonso López de Valledupar ante la multitud de fanáticos que a pie, en moto, en cicla y en automóviles de alta y gama y otros menos lujosos, se aglomeraron en la terminal área.

Desde el mediodía de ayer. Mientras se esperaba al artista quien arribó a esta capital a las 3:15 pm de ayer procedente de Bogotá, donde se recuperaba del accidente que desde entonces lo mantiene alejado de las tarimas, los fans exhibían orgullosos la imagen de su ídolo en pendones, afiches, camisetas, fotos junto al ícono del vallenato. Este ambiente se vivió en medio de la música estridente que salía de varios vehículos aumentado la euforia de los admiradores.

De repente, todos corrieron en una misma dirección, la sala de llegada; en la muchedumbre se apreciaban desde niños hasta ancianos abriéndose espacio para ver al cantautor quien a través del vidrio se vio caminar tranquilamente vestido con una chaqueta azul mientras saludaba algunos de sus compañeros de viaje. Aunque esta locura se vive cada vez que Diomedes aparece en escena, se notó su cara de sorpresa, su sonrisa se amplió y se detuvo, la salida estaba totalmente obstruida por decenas de fanáticos que coreaban sus canciones y le gritaban ¡llegó el papá! ¡Eres grande Cacique!

Otra salida se hizo necesaria para que el artista quien no completa su proceso de recuperación. Y para satisfacción de su fanaticada, mientras salía del aeropuerto Diomedes se asomó por el techo corredizo de la camioneta que encabezaría la caravana que recorrió la Avenida Simón Bolívar hasta llegar a la emisora Olímpica Stereo donde igualmente debió ingresar y salir protegido por varios de sus acompañantes para evitar que en medio de la agitación, fuera lastimado y echara al traste con la recuperación que hasta ahora ha sido satisfactoria y que según, dijo lo tendría en tarima el próximo 6 de enero en un evento en Santa Marta.

Por: Damaris Rojas Quintero