Header Ads

Diomedes Díaz me cultivó: ‘El Cocha’ Molina

Gonzalo ‘El Cocha’ Molina aprendió a tocar acordeón en un instrumento que él mismo fabricó con pedazos de cartón y botones de madera. En 1985, a los 20 años, ya tocaba con ‘El Cacique de la Junta’.Por Francisco Figueroa Turcios

Desde muy niño le apasionó este misterioso instrumento, de allí que se resolviera por fabricar un acordeón por su propia cuenta para ir dando sus primeros pinitos en este difícil arte.

A los diez años de edad, Gonzalo Arturo ya era capaz de tomar el acordeón de Freddy Molina o Gustavo Gutiérrez (sus primos hermanos) para sacar notas y actuar en los actos culturales del Colegio Loperena.

El hecho de que ‘El Cocha’ Molina desde muy niño mostrara interés por el acordeón, para sus familiares y amigos no era nada extraño ya que pos sus venas corre el folclor vallenato.

Aquel niño que fabricó su primera acordeón con pedazos de cartón con botones de palo, llegó a ser el acordeonista de uno de los mejores cantantes vallenatos de Colombia: Diomedes Díaz.

Gonzalo Arturo en corto tiempo – veinte años de edad – logró ocupar un sitial de honor en la música vallenata al grabar al lado del ‘Cacique de la Junta’, Diomedes Díaz.

‘El Cocha’ además tuvo la responsabilidad de remplazar la imagen del gran Nicolas Elias ‘Colacho’ Mendoza, uno de los más legendarios acordeonistas de la historia de la música del Caribe colombiano.

Parece que fuera un común denominador de todos los acordeonistas: son de poco dialogar, pero cuando tienen un acordeón se vuelven locuaces con su instrumento. Gonzalo Arturo no es la excepción: hay que sacarle las palabras con tirabuzón.

Diomedes Díaz solía decir: “Gonzalo es de poco hablar, pero eso sí, cuando tiene el acordeón, ella habla por él”.

“Creo que la música corre por mis venas y la llevo metida en mi alma, porque desde muy niño en mi casa todo giró sobre el vallenato y aprendí de Freddy Molina y Gustavo Gutierrez”, señala ‘El Cocha’.

Diomedes demostró su entusiasmo de tener un acordeonista como ‘El Cocha’ Molina al componer la canción “El Gallo y el Pollo”. Allí en cada una de sus estrofas describe en forma de metáfora el aprecio por el hijo de Patillal.

“Aquí les traigo señores/

a ver cómo se defiende en la valla/

Gonzalo Arturo Molina es su nombre/

pero “el Cocha” por cariño le llaman/

es hijo del gran Arturo Molina/

un gallo que hace tiempo falleció/

y de herencia este pollito dejó/

como ejemplo de una cuerda muy fina/

y yo voy aportar todas mis canciones/

y hasta me juego mi nombre si quiere el contendor/

apuesto que nos vamos para el valle/

el premio para adornar el folclor/

Ay,ya la gente se reunió en la gallera/

y están esperando el pollo que llegue/

y dicen que si lo lleva Diomedes/

le pueden apostar la plata que quiera//
Diomedes en su vida

Diomedes Díaz había creado la expectativa en sus presentaciones al anunciar que estaba criando un “pollito” y que en cualquier momento lo sacaba al ruedo, para llevarlo a la gallera a pelear con los mejores gallos. Hacía era referencia a Gonzalo Arturo Molina.

“Desde el primer momento en que vi tocar acordeón a “El Cocha” Molina me dí cuenta que tenía casta y que iba hacer un buen pollo,por lo que muchas veces le dije: tranquilo, pollo, yo te voy a llevar a la gallera para que a mi lado enfrentes a los mejores. Eso sí, le hice una advertencia: A los únicos que había que respetar son al gran ‘Colacho’ Mendoza, a Emilianito Zuleta, a Alejo Durán y a Calixto Ochoa”.

Y efectivamente en el tema “El gallo y el pollo”, de su autoría, el ‘Cacique’ reafirma en una de sus estrofas que los únicos cuatros acordeonistas que debía respetar ‘El Cocha’ eran a los maestros mencionados.

Sobre el tema, Gonzalo Arturo afirmó en su momento: “Hay que dejar algo bien claro: ese es el pensamiento de Diomedes Díaz y por tal motivo hay que respetarlo. Si él cree que sólo debo respetar a Calixto, Emiliano, Alejo y a ‘Colacho’, ese es problema de él. Diomedes y yo nos conocemos desde hace mucho rato y cuando yo estaba pequeño el me decía: ”Cocha’ tu serán algún día mi acordeonero’, y tuvo voz de profeta, porque el destino nos ha unido”.

En el año 1982 estuvo a punto de grabar con Iván Villazón, pero Diomedes le aconsejó que no lo hiciera, que todo tenía su tiempo y estaba muy joven”, relata Gonzalo Arturo.

De aquello han pasado 28 años, hoy ya Diomedes Díaz ha partido, hace solo un mes, de esta vida. ‘El Cocha’ es hoy en día hoy uno de los más queridos y respetados acordeonistas de la generación siguiente a los primeros grande maestros del vallenato, y que aportó con su granito de notas a que cantantes como ‘El Cacique’ forjaran su pedestal en la historia vallenata.

*Esta crónica ha sido actualizada de la entrevista publicada por Francisco Figueroa en El Diario del Caribe, en 1985.