En medio de tropiezos el gran Martín Elías hace su sueño realidad

Valledupar

Entre tropiezos e impedimentos el gran Martín Elías cumple el sueño de llenar el templo del vallenato, el parque de la leyenda en Valledupar, un acontecimiento solo logrado por artistas grandes y de talla internacional, pero para el hijo de Diomedes y Patricia era posible lo que lo catapultó en la historia del folclor. 

Cuenta su hermano Rafael Santos que días antes de iniciar el show la empresa de logística e infraestructura decide cancelar el espectáculo, ya que la organización patrocinadora del evento apoteósico no había hecho ningún pago, lo que puso en estado de preocupación al gran y su compañero Rolando Ochoa para realizar su lanzamiento del álbum Imparables. 

El hijo del Cacique de la Junta penando en sus seguidores y que era un sueño decide ofrecerles una camioneta Toyota último modelo que había comprado y esta efectivamente se la reciben para continuar con el espectáculo. Su compañero Rolando lo apoyo ya que él decía que eso lo recuperaba lo más pronto posible por el boom que iba tener tremendo show. 

Cuenta su acordeonero Rolando Ochoa que entre la caravana y recibimiento del disco en Valledupar se veía que el espectáculo del lanzamiento sería un tremendo éxito. 

Otro tropiezo sucede en la entrada del parque cuando la policía nacional a cada asistente en la entrada pedían cedula y revisaban antecedentes, demorando todo el proceso. Un llamado a sus amigos superiores en la institución les favoreció para que la entrada sea más rápida y más libre ya que las filas eran demasiado grandes y personas de tanto esperar podían irse y así fue el sueño cumplido el gran Martin Elías lleno el parque de la leyenda vallenata. 

Por: Pedro Daza Rumbo asistente y corresponsal.