Dos anécdotas en el LP ‘El Mundo’ la casualidad del saludo y las botas de Colacho


Nos cuenta su ex manager y mejor amigo Joaco Guillen que a Diomedes le gustaba mucho las canciones de Calixto Ochoa entre esa la canción que se llama ‘El Mundo’, especialmente por su letra.

Fue tanto así que cuando el regrabo esa canción le coloco el titulo a ese LP " EL MUNDO " es una canción que la letra lo asemeja a la humildad de el, en una de las estrofa dice. ‘Campesino trabajador no reniegues de tu pobreza ni desees la riqueza ajena por que tu también tienes tu don si en el mundo todos fuéramos capitalista quien trabajaría, si en el mundo todos fuéramos pobrecitos tampoco serviría, por eso el mundo para ser mundo tiene que haber de todo un poquito, se necesita el acomodado, el pobre y el rico’ comenta Guillen.

Cuando estábamos grabando esa canción ocurrieron dos casos curiosos el primero, yo llevaba siempre la lista de los saludos y nosotros no escogíamos canciones para echar saludos, si no que era en la orden de grabación que casualidad que cuando arranca la canción, me pregunta mi compadre Diomedes ¿Compadre a quien saludamos aquí? y el que me aparece en turno en la lista fue el gerente del banco comercio en ese tiempo, nada menos que Ricardo Palmeras nosotros no teníamos ni idea que el era izquierdista, le encanto el saludo, nos dio las gracias por que lo nombraron en esa canción por que es una canción como protestas pero fue pura casualidad. Expresa Joaco.

El segundo caso fue que la casa disquera le cancelaban a los artistas al momento en el que se culminaba totalmente el disco, ya teníamos un mes de estar en Bogotá grabando el disco, El Cacique con el poco de novias que tenia en Valledupar estaba desesperado por venirse se termino a las 7 pm, alas 9 pm se iba hacer la sección de fotos para la caratulas, Diomedes llevo su pinta y Colacho también. Al momento de que cada quien se cambio El Cacique se coloco una camisa azul con ramitas negras, un pantalón y zapatos negros, cuando aparece Colacho con una camisa roja vino tinto, un pantalón negro y unas botas amarillas, cuando Diomedes vio eso, se le salió el indio, que rabia por que no pegaban las botas con la ropa. Nos cuenta su ex manager.

Fue cuando yo dije compadre cálmese pongámosle los acordeones delante a Colacho para taparle las botas, y así se hizo. Cuenta Guillen.

De Joaco Guillen para los diomedistas.