¡ÚLTIMA HORA!

¿Cuánto “pierde” el vallenato por emergencia del coronavirus?


Cantantes, acordeoneros, músicos, empresarios, contratistas, entre otros sectores beneficiarios dejaron de trabajar ocasionando pérdidas multimillonarias para cientos de familias.

El vallenato, integrante de las grandes industrias en la música, es otro afectado por la emergencia sanitaria que a nivel mundial se registra por la pandemia del COVID-19 o coronavirus. Sus integrantes dejaron de trabajar y eso ocasionando pérdidas multimillonarias para cientos de familias en Colombia.

Con la emergencia sanitaria decretada por el presidente Iván Duque, que entre otras restringe la aglomeración de personas en sitios abiertos y cerrados, el vallenato es uno de los géneros más damnificados, solo porque no haya conciertos y fiestas privadas, sino porque de las agrupaciones dependen cientos de familias de cantantes, acordeoneros, músicos, empresarios, contratistas, entre otros sectores.

Sin menos preciar que miles de vidas se salvarán del contagio de coronavirus por la cuarentena establecida en todo el país, el otro lado flaco del caso es quién o quiénes sustentan a quienes son trabajadores por bailes, esos mismos que suben a una tarima y al bajarse reciben una nómina, sin más beneficios como salud, pensión y riesgos laborales. Esos son la mayoría de músicos vallenatos.

Cuatro ejemplos traeré a consideración rápidamente, de quienes se considera como los más pegados del momento y más importantes del género en la última década.

Contratos cancelados y reprogramados

El COVID-19 está matando un porcentaje importante de positivos, que fácilmente se contagian por un efecto rebote. De los 415.876 contagiados en todo el mundo, 18.574 han muerto. 4,4 % de letalidad según cálculos oficiales.

¿Cuántos morirán de hambre, pánico o stress? Esa incógnita es la pregunta que se hacen tanto especialistas como personas vulnerables de estratos 1, 2 y 3, y también lo reflexionan los intérpretes de instrumentos que muchas veces dan alegría a miles de almas.

La agrupación de Elder Dayán Díaz y Rolando Ochoa canceló alrededor de 40 conciertos desde la primera semana de marzo. Cada una de las presentaciones costaba en promedio de 24 a 45 millones, que traducidos a las matemáticas serían unos $1.200 millones que serían distribuidos en 28 familias, de músicos, contadores, secretarias, artistas, promotores, mánagers y staff.

Otro de los sacrificados es Diego Daza. Su número de concierto también llegaba a los 40, pero ya se extenderá porque su agenda para el mes de mayo también fue cancelada. El costo monetario para su empresa llega a unos $1.000 millones, de la que devengan unas 20 familias.

Estos dos son ejemplos de lo que realmente cobra a nivel de sostenimiento una pandemia que hasta el momento no tiene cura, mucho menos tratamiento y parece alargarse con el pasar de los días.
Cancelados a nivel internacional

Artistas como Silvestre Dangond y Jorge Celedón son otros paralizados por el tema del coronavirus.
Silvestre canceló su salida a Panamá y seguramente reprogramará conciertos en Colombia, donde había anunciado su regreso a Medellín y Bucaramanga con el Tour Entre Grandes Recargado. Por estos días disfruta de su familia y se dedica a alentar a sus seguidores para que no pierdan la fe.

Otro que detuvo su gira por Estados Unidos fue Jorge Celedón, programada para llegar a New York, Houston y Orlando.

Hoy, las agrupaciones paralizaron todas sus actividades y singularmente dedican su tiempo a los conciertos en vivo por distintas redes sociales, como para no perder la costumbre y todos ellos con el sueño de que este tiempo pase.

Lo que vive el gremio de trabajadores que sostiene el género vallenato es apenas la punta del Iceberg de la crisis que sufrirán millones de familias en Colombia y otras latitudes si no se detiene la cadena de contagios del coronavirus. #QuédateEnCasa.

Por: Carlos Mario Jiménez de Primera Línea