¡ÚLTIMA HORA!

Martín Elías: entre anécdotas y vivencias


Por: Lucía Mendoza / EL PILÓN - Tres años después de su muerte, amigos y fanáticos recordaron anécdotas, su lado humanitario y lo perseverante que fue durante su trayectoria artística.

Como una persona humilde y soñadora, así describieron amigos, fanáticos y locutores de medios de comunicación del Cesar y La Guajira al cantante vallenato Martín Elías Díaz Acosta, quien falleció el 14 de abril de 2017 a raíz de un accidente automovilístico en la vía que conduce al municipio de San Onofre, Sucre, dejando un vacío en el folclor.

“Me conocí con Martín en el parque Los Cortijos de Valledupar durante un partido de fútbol. Ese día hubo un disgusto del equipo suyo con el mío y da la gran casualidad que él fue el mediador de la situación. Martín era un muchacho que no le gustaba el problema, que no le gustaba la pelea. Le gustaba mucho el fútbol y compartimos mucho jugando. Era muy ‘mamador de gallo’, a veces iba corriendo y metía la pierna para que uno se cayera”, dijo Iván Vanegas a EL PILÓN al recordar uno de los pasatiempos del cantante, quien en sus tiempos libres se reunía con sus amigos a jugar fútbol en una de las canchas sintéticas de Valledupar.

Asimismo, mencionó que para el lanzamiento del álbum ‘Imparables’ en el parque de la Leyenda Vallenata, su amigo lo mencionó en una canción, lo que para él fue un momento de emoción y durante varios días celebró ese hecho, por lo que Martín Elías tuvo que llamarle la atención.

“Cuando él me nombra en ‘Imparables’ yo me volví un loco bebiendo y mi mamá le dice a un amigo que hable con Martín para que me aconseje y me llamó para decirme que necesitaba hablar conmigo…”, agregó (risas).

¿CÓMO FUERON SUS INICIOS?

Por su parte, el locutor de la emisora Cardenal Stereo en San Juan del Cesar, William De La Rosa, trajo a colación los inicios de la carrera de Martín Elías cuando tenía 17 años y recordó la visita en la emisora Rumba Stereo en Riohacha, La Guajira, hasta donde llegó a promocionar su primer trabajo discográfico ‘Una nueva historia’, dejando una huella imborrable.

“Martín llega a promocionar su primer CD, tenía mucha recordación y las puertas se le abrieron rápidamente en Riohacha. Llegaba solo porque no había hecho unión con Rolando como tal. Era un muchacho enfocado y siempre hablando de su papá Diomedes Díaz. Martín pintó lo que iba a ser desde ‘pelao’, siempre muy noble y pidiendo el apoyo para su producción”, dijo William De La Rosa a EL PILÓN.

Al tiempo, habló sobre uno de los momentos más emotivos entre los artistas vallenatos: los llamados ‘mano a mano’ en diferentes municipios.

“Viví un ‘mano a mano’ entre Martín Elías y Fawel Solano en la KZ Arena Caliente de Riohacha. Esa noche la KZ se quería caer cuando llegó Martín Elías y creo que estaba en su segundo CD en Riohacha, pero en Valledupar no pasaba nada todavía con Martín”, añadió De La Rosa, quien, expresó que el cantante se dio a conocer primero en La Guajira y luego trascendió en Valledupar con el lanzamiento de ‘El Terremoto’ en la plaza Alfonso López, donde logró conquistar al público vallenato.

“Cuando la gente se da cuenta de la magnitud de Martín Elías y del artista que tienen y que no habían acogido, de ahí se dispara su carrera musical y empieza a llegar a ciudades como Barranquilla y Santa Marta. Sin embargo, se proyectó a nivel nacional en la unión con Juancho de la Espriella, que le da una elegancia y le cambia ciertas cosas que traía en su agrupación”, agregó De La Rosa, quien finalizó diciendo que con el lanzamiento de ‘Imparables’ el artista logró alcanzar su máximo reconocimiento, entre ellas dos nominaciones al Grammy Latino con ese álbum y ‘Sin límites’.

Relato similar dio el director de Olímpica Stereo Valledupar, Javier Fernández, quien expresó que con el lanzamiento de ‘El Terremoto’ Martín Elías fue bautizado por dicha emisora como el “nuevo ídolo de la música vallenata”.

El muchacho venía luchando sobre todo para la época del Festival para ganarse su espacio y casi que pidiéndole de rodillas a los empresarios que lo metieran en los eventos y a veces ni de telonero querían meterlo. En la época que se lanza ‘El Terremoto’ ya lo habían contratado para que abriera los espectáculos y el impacto de ese álbum fue tan grande que ese año terminó cerrando eventos como el artista estrella”, dijo.

Añadió que actualmente Martín Elías estuviera en un nivel “muy alto” en la música vallenata. “Era muy soñador y muy noble, hacía siempre sus trabajos discográficos pensando en su público. Yo sé que estaría muy lejos y por encima de muchos (…) Era muy humanitario, no solamente ayudaba a los músicos que lo acompañaban sino a toda su familia: mamá, hermanos, tíos, primos y su abuela, la mamá de Diomedes Díaz”, finalizó.

–RAFAEL MENDOZA: “Martín Elías era mi cantante favorito después de Diomedes Díaz, era la esperanza de este folclor, como ‘diomedista’ que soy también era ‘martinista’. Apoyaba a Martín comprando sus álbumes y asistiendo a los conciertos. Era el representante número 1 de la dinastía Díaz por eso desde su partida todavía lo sigo apoyando, y recordando, porque artistas como él no se olvidan fácilmente. Su legado está vigente y eso lo sentimos los ‘martinistas’ de corazón”.

–WILFRIDO ARREDONDO: “Era un muchacho humilde con muchas ganas de salir adelante. Se hizo solo porque el ser hijo de Diomedes no influyó en su éxito, debido a que Diomedes tuvo muchos hijos que cantan, pero ninguno como él”.
CANCIONES PARA RECORDAR

Durante su trayectoria musical Martín Elías grabó alrededor de diez álbumes, dejando canciones impregnadas en el corazón de sus fanáticos como ‘Diez razones para amarte’, ‘Veinte vidas más’, ‘Ábrete’, ‘El Terremoto’, ‘El látigo’ y ‘Quién te crees tú’, entre otras que tienen un significado valioso en las etapas de su carrera.

«Y no es tanto es dar el paso, sino dejar la huella»: Martín Elías Díaz Acosta.

Por: Lucía Mendoza / EL PILÓN