Navidad que vuelve tradicion del año unos van alegres y otros van llorando ahi quien tiene todo todo lo que quiere y sus navidades siempre son alegres ahi otros muy pobres que no tienen nada son los que prefieren que nunca llegara navidad que vuelve tradicion del año unos van alegres y otros van llorando. Cortesia de Ernesto Rafael.

Las salidas del Cacique: Una vez viajaba Diomedes Díaz en su caravana regresando de una gira de conciertos, conducía su chofer de confianza y de siempre Álvaro Daza, en un momento de la carretera delante de su camioneta 4x4 viajaba un vehículo de marca KIA que los vehículos de Díaz no adelantaban. En ese instante expresa el Cacique de la Junta a su chofer, Varo como lo llamaba cariñosamente ¿Ese carro que llevamos delante que marca es? Su conductor extrañado pero sabiendo las jocosidades de su patrón responde serenamente es un KIA maestro. 

Vuelve y pregunta el cantante ¿Y qué vale ese carro Varo? Su compañero de carretera responde con duda, pero esperando una de sus salidas que siempre acostumbraba, vale como 30 millones Cacique. 

Queda tranquilo el papa de los pollitos, pero al ver que seguía sin adelantar continua con sus preguntas llenas de chispas, ¿Varo y este carro en que vamos que marca es?, ya Alvarito tranquilamente y sabiendo que en cualquier momento tiraba la salida responde; Patrón esta es la suya una TOYOTA LAND CRUISER la mamá de los carros al estilo de usted. 

Insiste Diomedes en joder a su chofer, ¿Y qué costo este carro?, automáticamente responde Daza, este vale 180 millones maestro esta es la mampana. Ya llegando ese tan esperado momento de la salida del Cacique como siempre lo hacía; responde con un tono fuerte: “ENTONCES PORQUE NO TE PASAS ESA VERGA, SI ESTE ES MAS CARO”.

Estas son las historias de Diomedes que yo llamo “Las salidas del Cacique”, el cual estaré compartiendo poco a poco en el blog, espero que sea de mucho agrado, Diomedes como pueden ver sus salidas eran únicas. Antonio José De León TOÑO CACIQUE / Jefe de prensa y Community. 

Nota: Por favor todos los medios que copien la historias recalcar la fuente y cortesía, gracias.
El caso de Diomedes Díaz no deja de asombrar, no sólo por el fenómeno de masas que ha llegado a ser y por su increíble dominio del escenario, sino también por la forma en que creció y cómo aprovechó las oportunidades para convertirse en un cantante de primera línea.


“Geño” López es uno de los numerosos allegados que compartieron anécdotas. Mensajero de Radio Guatapurí cuando Diomedes Díaz sólo era un joven adolescente en busca de un poco de reconocimiento, el hombre fue testigo de sus primeras hazañas.

Geño deseaba cambiar de puesto. En una conversación con la dirección, su superiora le llegó a decir: “Si quieres pasar al puesto de cobrador tienes que buscar una persona para mensajero y responder por él”. Desde ese momento, “Geño” observó en su entorno y notó en poco tiempo la gallardía y el afán de superación de Diomedes Díaz.

“Yo parrandeé en alguna ocasión con él”, asegura el entonces mensajero. Fue justo antes de decidir presentar al joven cantante. Era una apuesta necesaria para ambos. Los dos querían crecer profesionalmente.

Diomedes Díaz recibió la bicicleta que usaba “Geño” López habitualmente y empezó a trabajar. Sin embargo, algo llamó la atención de “Geño” quien, a los pocos días, lo vio caminar por el centro. El cobrador le preguntó naturalmente que había sucedido con la bicicleta y Diomedes respondió enseguida: “Está pinchá”.

Más adelante, en las oficinas de Radio Guatapurí, “Geño” se extrañó con una serie de preguntas que le hicieron. Varias personas no entendían porque Diomedes siempre iba y venía con la bicicleta en las manos.

“Para mí era algo bueno porque podía volver a tener la bicicleta –expresó el compañero “Geño”–. ¡Diomedes no sabía manejar una bicicleta!”

Sin embargo, Diomedes no lo reconocía en público. Siempre inventaba una excusa para desviar la atención. “Un día le pregunté: ¿Sabes manejar bicicleta?, y me dijo “Sí”. Entonces, le dije: Pruebe a ver…”

A los pocos meses, Diomedes Díaz renunció al puesto de mensajero. Sus compromisos con la música crecieron rápidamente. Estaba muy ocupado en encontrar grupos y conciertos que lo grabaran.

Diomedes volvió triunfalmente a las oficinas de Radio Guatapurí para anunciar que le habían grabado. Eso era lo que más le importaba. “Creo que Diomedes nunca aprendió a manejar bicicleta”, concluyó “Geño”.

Redación Sala de Panorama.
Ay! Perdóneme señorita si en algo llego a ofenderla Ay! Perdóneme señorita si en algo llego a ofenderla Pero es usted tan bonita que no me canso de verla Pero es usted tan bonita que no me canso de verla Yo no la olvido ni un momento yo creo que usted me ha embrujado Yo no la olvido ni un momento yo creo que usted me ha embrujado.

El personero que soñó conocer la tumba de Diomedes Díaz en Valledupar fue un sueño hecho realidad.

Oiga yo creo usted esta perdiendo su tiempo conmigo Si usted quiere es un vacilon esta bien vacilemos Yo no estoy pà andar de la mano perdiendo mi tiempo Toda la semana me dice te quiero Y cuando llega el fin de semana te pierdo Que voy hacer yo con una persona que engaña Pareces un ángel de lunes a jueves Pero llega el viernes y parece un fantasma.

Por: Antonio José De León, Toño Cacique.

Como graduarse de un doctorado en la universidad de Harvard, la de Stanford o en Cambridge, era el sueño de un compositor, de un acordeonero, de un músico, de un cantante, y hasta de un sello discográfico hacer parte o grabar con el más grande de la música vallenata en todos los tiempos, el Cacique de la Junta Diomedes Díaz el ídolo de las multitudes; para marcar su carrera musical, tener fama o ser reconocido por sus logros importantes dentro del folclor vallenato.

Que el cantante del pueblo, el hijo de la Junta y de Rafael María con Elvira Maestre, grabe una canción de un autor, haga pareja musical con un acordeonero, interprete en estudios una canción a dúo con un colega, un músico haga parte de su producción musical, o pertenezca a la nómina de lujos de una casa disquera era el sueño, la meta y logro más importante que se podía alcanzar dentro la música en Colombia.

Las expresiones “Me grabo Diomedes nojoda” o “Grabe con Diomedes carajo” era otorgar el titulo más alto académicamente que podría recibir un profesional.

Afortunados fueron Iván Zuleta, Omar Geles, Juan Mario De La Espriella, Peter Manjarres, Cocha Molina, Franco Arguelles, Fabián Corrales, Tito Castilla, Tico Rojano, Martín Elías, Diomedes Dionisio, Jorge Celedón, Luis Egurrola, Oscar Cantillo, Miguel Herrera y todos los que pasaron por esta prestigiosa universidad y recibir su título. Si, haciendo parte en la historia del inmortal Diomedes Díaz, El Cacique de la Junta que siempre se mantuvo siendo el número uno.

Posdata: Mientras escribía este artículo que me nació del alma, escuchaba las canciones del inmortal Diomedes Díaz, las de fiesta vallenata.

Por: Antonio José De León “Toño Cacique”, Jefe de prensa de Diomedes Díaz. (@AntonioJDeLeon en Instagram y Twitter).


El vivo vive del bobo - Peter Manjarres grabando con Diomedes Díaz.

Yo gozo mi vida y otro que la sufra porque con lamentos no se gana nada (Bis) Soy como me hizo mi mama yo hago lo que a mí me gusta aunque la gente critique mi vida desordenada (Bis) Y así es como vivo yo contento alegre y feliz haciendo versos de amor a la que me gusta a mí Así es como vivo yo Así es como vivo yo.

El artista vallenato selló así su historia de amor con la periodista Dayana Jaimes. El escenario de la unión fue el emblemático centro histórico de Cartagena.

Compartimos con todos ustedes este video de los mejores momentos del matrimonio de Martin Elías en Cartagena compartiendo con sus familiares, con su madre Patricia Acosta y con todos sus amigos. El gran también bailo con su mamá y su esposa las canciones del Mono Zabaleta artista invitado, también una orquesta con las canciones del Joe Arroyo y las canciones por supuesto de su padre Diomedes Díaz interpretada por su hermano Rafael Santos.
 
Ese muchacho que yo quiero tanto ese que yo regaño a cada rato me hizo acordar ayer que así era yo también cuando muchacho que sólo me aquietaban dos pengazos del viejo Rafael Y se parece tanto a papá hombre del alma buena ( bis ) Se ponía triste al verme llorar y me daba un pedazo de panela y entraba en discusión con mi vieja por que la pobre le reclamaba que porque diablos me maltrataba que dejara al muchacho tranquilo y hoy veo en Rafael Santos mi hijo todavía las costumbres aquellas.