Audio de una entrevista con Diomedes Díaz El cacique de la Junta, en los estudios de Bienvenida Estéreo en 1996 por el gran Tito Mejía, lanzamiento de su nuevo Compact Disc: “Muchas Gracias”.

Primero por teléfono y al día siguiente, en vivo y en directo, recuerda Tito Mejía que hubo un gran trancón porque más de 10.000 mil personas se dieron cita frente a la sede de la emisora, prueba de la gran sintonía, que modestia aparte, tenía el programa.

Barrio Los Nogales - Programa: Bienvenido el vallenato con Tito “Sensación” Mejía, Director: Larry “El pupilo” Ortiz.

Diomedes va en su camioneta con su tío Martín, quien le aconseja al cantante de que deje de serle infiel a su esposa con esas dos mujeres que tampoco se merecen que jueguen con ellas. Diomedes acepta la recomendación, y al tiempo que maneja, se toma unos tragos con su familiar. Pero mezclar alcohol y gasolina es una mezcla peligrosa, y como consecuencia Diomedes y Martín tienen un peligroso accidente. 



Diomedes Sufre Por La Muerte De Martín 

Viernes 17 de abril, después de Masterchef. La muerte de Martín Maestre es un duro golpe para Diomedes, quien se siente culpable de esto y no puede sacar de su mente la última imagen de su tío a punto de fallecer. Lucía intenta hacer lo que puede para consolar a su esposo, pero ni siquiera llevarle a su primogénito logra calmar al cantante. Más adelante, en la casa en Valledupar, Lucía se preocupa por la ausencia de su marido y sospecha una infidelidad, mientras tanto Diomedes ahoga sus penas en alcohol y mujeres donde Pluma Blanca, el guajiro de dudosa reputación pero mucho dinero, que está dispuesto a darle al cacique todo lo que quiera.


Capítulo #64 16 de Abril / Diomedes, El Cacique... por diomedesdiaz
Nos cuenta Joaco Guillen ex - manager del Cacique y su amigo de confianza, la verdadera historia del lamentable caso de su tío Martin Maestre su vena musical. 

El cacique salió de Patillal y Carrizal después de una parranda el venía manejando la camioneta era una Ford de carrocería, el Cacique venía conduciendo, Bolívar Urrutia primo y conductor Dagoberto Suarez su manager en ese tiempo Cacique Pillayo el guacharaquero, y Martín (q.e.p.d) venían en la carrocería después de la glorieta del pedazo de acordeón sobre la avenida había una pila de asfalto negras sin señal Diomedes no las vio y se montó sobre de ella y con el impacto saco a Martín y Pillayo. 

Martín cayó de espalda se dio un golpe en el cerebro que le produjo la muerte eso tipo 2:00am de la mañana a Martín y Pillayo los recogió un hijo de Pedrito Maestre y los llevo al hospital. 

Como a las 3:00am de la mañana sonó el teléfono de su amigo Joaco Guillen y era el Cacique de la Junta llorando preocupado y le dice: Compadre valla para el hospital a darse cuenta de mi tío Martín y Pillayo que están heridos que nos accidentamos. 

Joaco Guillen salió como ordeno su amigo Diomedes, cuenta con Bolívar Urrutia pero cuando llego le pregunto al médico y este le dijo que Martín estaba muerto, cuando Guillen le dio la noticia al Cacique se quiso morir. 

Martin un gran acordeonero y compositor, noble como el Cacique que Dios lo tenga en la gloria. 

Un trauma para Diomedes en el momento que él estaba en ascenso El Cacique a pesar de muchos tropiezos fue un luchador, expresa su amigo Joaco Guillen. 

Estas son las historias de Joaquín Guillen contada a Toño Cacique, jefe de prensa de Diomedes para las páginas y redes sociales de Diomedes.
Hágame el favor compadre "Debe" llegue a esa ventana marroncita toque tres canciones bien bonitas que a mí no me importa si se ofenden. Que yo las canto con el alma, para esa linda morenita de la ventana marroncita, a donde duerme mi adorada… De esa manera inicia la parodia de tres canciones con los niños diomedistas que llevan por dentro la novela y la música del Cacique de la Junta Diomedes Díaz. Compartimos este video exclusivo para todos ustedes.


Los niños diomedistas realizan la parodia de... por diomedesdiaz
Diomedes pasa una temporada en Valledupar, tiempo que aprovecha para compartir con su Lucía. La mujer consciente de que su marido puede que pronto viaje, a pesar de que no está cien por ciento segura, le cuenta a Diomedes que está esperando un hijo de él. 


[Avance] Martín Y Diomedes Tienen Un Accidente

Jueves 16, después de Masterchef. La noticia del primogénito de la familia Díaz Arjona trae una gran felicidad. Cuando ya está a punto de cumplirse el periodo de gestación, el doctor le advierte a Lucía de unas complicaciones que pueden existir, por lo que ordena que la
internen de inmediato para un parto de urgencia. ¿Nacerá el bebé sin ningún problema? Mientras tanto, Diomedes va en su camioneta con su tío Martín, quien le aconseja al cantante de que deje de serle infiel a su esposa con esas dos mujeres que tampoco se merecen que jueguen con ellas. Diomedes acepta la recomendación, y al tiempo que maneja, se toma unos tragos con su familiar. Pero mezclar alcohol y gasolina es una mezcla peligrosa, y como consecuencia Diomedes y Martín tienen un peligroso accidente. ¿Terminará en tragedia esta situación?.


Capitulo 63 - Diomedes "El Cacique de La Junta... por diomedesrcn
Diomedes con descaro sigue siendo amante de Loló y Mirna, profesora y alumna, sin que ellas se den cuenta. Pero el que juega con fuego, se quema, y esto le podría pasar al cantante, ya que en una de sus encuentros con Mirna, la joven tiene un golpe en su cabeza y queda inconsciente. 


[Avance] El Primer Hijo De Lucía Con Diomedes 

Miercoles 15 de abril, después de Masterchef. La disputa entre Mirna y Loló por Diomedes
sigue al rojo vivo. Sin embargo, la profesora sabe que Diomedes es casado y que lo de ellos es sólo una aventura, mientras que Mirna no tiene idea de esto, hasta que Loló se lo da a entender. Alterada por la noticia, la joven, apenas tiene la oportunidad, enfrenta Diomedes y le pregunta sí es un hombre comprometido. ¿Qué responderá el cacique? De otra parte, Diomedes pasa una temporada en Valledupar, tiempo que aprovecha para compartir con su Lucía. La mujer consciente de que su marido puede que pronto viaje, a pesar de que no está cien por ciento segura, le cuenta a Diomedes que está esperando un hijo de él. ¿Cómo reaccionará el cantante ante esta noticia?


Capitulo 62 - Diomedes "El Cacique de La Junta... por diomedesrcn
Diomedes asiste a una discoteca con Mirna y allí está también Loló, otra de las aventuras del cantante, quien es profesora de la amante del músico. 


Aunque Diomedes hace todo lo posible para que estas mujeres no se encuentren, con el andar de la noche y con un trago de más, Mirna le busca pelea a su profesora. 

[Avance] El Juego De Diomedes Con Sus Dos Amantes 

Martes 14 abril después de ‘MasterChef Colombia’. Diomedes con descaro sigue siendo amante de Loló y Mirna, profesora y alumna, sin que ellas se den cuenta. Pero el que juega con fuego, se quema, y esto le podría pasar al cantante, ya que en una de sus encuentros con Mirna, la joven tiene un golpe en su cabeza y queda inconsciente. Por otro lado, Diomedes saca su primer disco con Juancho Rois como acordeonero, el cual lleva por título: La Locura. El artista también será primerizo en otro aspecto, pues Lucía sospecha que está embarazada, lo que sería el primer hijo de la pareja.


Capitulo 62 - Diomedes "El Cacique de La Junta... por diomedesrcn
Articulo de Luis Oñate Gámez. Mucho antes que el ‘diomedismo’ saltara de la pantalla a la vida real y envolviera al mundo más allá de la comarca, mi hijo Luis David venía planeando su recorrido por la tierra del Valle de Upar y las sabanas de La Junta, La Guajira.

Es un incansable lector del mensaje musical en el vallenato clásico, en especial de Diomedes Díaz de quien aprendió de memoria el nombre de las canciones, el año en que fueron grabadas y los acordeoneros con los que realizó cada uno de esos trabajos artísticos.

Inicialmente no sabíamos si tomar como base del recorrido a San Juan del Cesar, la cabecera municipal que está situada a pocos kilómetros de ‘la ventana marroncita, o a Valledupar.

Luego de analizar detalladamente cada espacio, Lérida Amador, Luis David y yo, la sociedad del paseo, optamos por la capital del Cesar. La idea también era transitar por varios de los caminos del cancionero vallenato, conociendo que en cada pueblo de esa provincia hay un pedazo de acordeón.

Camino a La Junta

Salimos de Santa Marta el Miércoles Santo a las 3 de la tarde. Antes de las 7 de la noche ya estábamos alojados en un hotel recibiendo la brisa del Guatapurí.

El sueño fue ligero y con el cantar de los gallos en la vecindad levantamos el vuelo del Valle a la sabana de la Junta.
Acordamos iniciar el periplo por La Paz, la tierra de los hermanos López y Jorge Oñate, en donde las almojábanas recién horneadas hacen pecar a más de uno. Los pacíficos con solo vernos la alegría desbordante y escuchar la música del carro no tenían que hacer mucho esfuerzo para saber a dónde nos dirigíamos.

Es que a medida que avanzábamos sentíamos el rumor del "hágame el favor compadre debe...", luego pasamos a la Jagua del Pilar, Urumita, Villanueva, El Molino y San Juan del Cesar, en el sur de La Guajira, desde donde todos los caminos conducen a la tierra del Cacique.

En La Peña, un caserío que está a pocos kilómetros de la popular ventana, como cualquier caravana artística, muchos de sus habitantes salieron a la puerta para saludarnos efusivamente con sus manos en movimiento. Ya en la Junta sus calles onduladas y polvorientas nunca habían sentido las huellas de tantos carros rondando sobre ellas en un mismo día. Ni siquiera en los años de la bonanza marimbera en donde las F-100 soplaban con todo su furor en la región.

Ese Jueves Santo, la hilera de vehículos repletos de gente tratando de ingresar a este pintoresco corregimiento era de más de dos kilómetros. Todos los visitantes teníamos el mismo propósito; tomarnos una foto al lado de ‘la ventana marroncita’ y conocer Carrizal, la finca donde nació Diomedes Díaz Maestre. Tal vez dos de los sitios más emblemáticos en los amores y canciones del artista.

Por el tumulto, la algarabía y cara de recién pintada, desde todos los ángulos de la plaza se divisa la vivienda de ‘la ventana marroncita’, la cual está situada en una esquina.

La policías y un piquete de soldados rodearon la vivienda para darle orden a los millares de visitantes, procedentes de diferentes partes del país, al igual que de Venezuela, Panamá y Ecuador, que llegaron para mirar de cerca las primeras huellas musicales de su ídolo.

Mientras en la ventana que da para la calle-camino que conduce a Carrizal, bajo una canícula inclemente, los fanáticos del Cacique hacían filas para tomarse la foto del recuerdo o de las redes sociales, recitar versos de ‘Tres canciones’ o simplemente tocar los hierros y los maderos marrones, dentro de la vivienda el cuñado de Diomedes, Hernán Acosta, explicaba a los visitantes una y otra vez particularidades de los amores entre su hermana Patricia y el fallecido artista.

Mi hijo y su madre se apresuraron a ingresar, mientras yo analizaba el panorama, pero me tocó interrumpir el instante de observación para tomarnos la foto antes que el tumulto creciera.

Allí no existía distinción por edad, raza, religión o estrato social.Había visitantes en vehículos de alta gama, carros sencillos, taxis, motos y hasta en caballo.

Quizás éstos últimos eran de la vecindad que no quisieron perderse la romería que había generado su paisano después de muerto. Entre los fans llamó mucho la atención la familia Carrascal que llegó procedente de Caracas (Venezuela), conformada por tres adultos dos niños y Graciela, una octogenaria mujer de tez blanca a quien se le salieron las lágrimas cuando un grupo de jóvenes seguidores comenzó a entonar: Y yo las canto con el alma para esa linda morenita (...).

De ahí pasamos a una casa situada en diagonal en donde Rosa Elvira, la hija mayor del Cacique y Bertha su madre, tenían la paciencia de Job, esa que tantas veces invocó el cantautor en sus versos, para posar y responder a los miles de visitantes que llegaban a tomarse una foto y a interrogarlas sobre su historia en la vida del artista.

“Esto para mí es de mucha satisfacción sentir como querían a mi padre y como amaban lo que él hacía, no me gustaría defraudar a nadie cuando hay gente que vienen de muy lejos solo a tomarse una foto”, comentó Rosa Elvira quien trabaja en el montaje del museo a Diomedes Díaz.

Muchos junteros no desaprovecharon la oportunidad para sacarle provecho al momento histórico que está viviendo su pueblo. En las afueras de la casa de ‘la ventana marroncita’ montaron venta de toda clase de suvenires, comidas y bebidas alusivas al fallecido artista. Cada uno tenía su forma particular de atraer a los clientes. “Los pasteles que le gustaban a Diomedes”, gritaba una, otra pregonaba que el arroz de fideo con tajadas de maduro y carne que expendía nunca faltaban en los almuerzos del Cacique.

El 'Turco Pavajeau', un personaje de Valledupar, dijo haber conocido la historia de una dama procedente de Medellín que pagó 300 mil pesos por una prenda interior que supuestamente perteneció al Cacique. Según el 'Turco' esta locura sólo la ha podido generar un tsunami llamado Diomedes.

Sobre lomas y sabanas

Tal como lo describió Diomedes, entre La Junta y Patillal sobre lomas y sabanas se halla Carrizal, tierra de poetas, y ahí está situada la finca en donde el 26 de mayo del año 57 nació el cantor campesino.

Hasta allá llegó la romería de los seguidores del artista luego de transitar por una troncha que serpentea las estribaciones de la Sierra. En toda esa zona se notan los estragos del sol y el intenso verano, pero no hubo una queja entre los viajeros. En el patio de la finca, después de la muerte del Cacique construyeron una réplica de la casa en donde éste nació. Es una vivienda de una sola pieza, con caballete en dos aguas, techo de palma y paredes de barro y bahareque. Adentro colocaron una cama de lienzo y tijeras en donde se supone que nació Diomedes asistido por una partera.

En Carrizal también hay una casa grande de cemento y eternit que el cantautor mandó a construir para sus padres, allí han colocado algunas de las camisas que usó en sus presentaciones, la cama y la hamaca en donde solía retozar cuando visitaba a sus viejos, cuadros, versos y utensilios.

Los visitantes recorren paso a paso cada rincón de la casa sin dejar de tomar fotos y hacer videos. El ingreso a este sitio vale tres mil pesos y dos mil el parqueadero.

Por la misma trocha escarpada, ávidos de más anécdotas sobre la vida del artista, seguimos para Patillal y Valledupar porque en la región cada provinciano tiene una historia que contar. Algunas son inventadas, otras han pasado por tantas bocas que ya casi son leyenda, pues cada parlante le acomoda un pedazo para meterse como testigo del hecho.

Por estos días se cuentan por decenas quienes dicen que conocieron a Diomedes siendo un campesino al que muchos ignoraban, cuentan que le dieron la mano y lo llevaron a grabar por primera vez. Sin desconocer los grandes méritos artísticos y el invaluable aporte que Diomedes hizo al folclor, hay también quienes creen que mucha de esa romería envuelta con fanatismo en varios seguidores ha sido generada por la fiebre novelesca que hoy ha puesto a sudar a más de medio país.

Lo cierto es que quince meses después de la muerte del Cacique de La Junta su imagen, algunas veces rayando la idolatría, y su música sigue en los primeros lugares. En Valledupar hay quienes aseguran que, por ahora, son pocos los artistas vallenatos se atreve a sacar producción musical porque temen que el manto de Diomedes los arrope.

Sostienen que a tres de los grandes, Poncho Zuleta, Martín Elías y Silvestre, que lanzaron sus nuevas producciones luego de la muerte de El Cacique no les ha ido muy bien. La música de Diomedes Díaz Maestre, desde la Herencia Vallenata grabada con Náfer Durán, pasando por sus canciones en parrada, hasta el último trabajo con Álvaro López, se vende como pan caliente y se escucha al unísono como si fuese un sinfín.

Nuestra correría diomedista terminó en Atánquez, una población indígena situada en la parte media de la Sierra Nevada, cercada por el río Badillo, en donde los kankuamos aseguran que la panela que ellos elaboran artesanalmente fue la que le dio fuerza y claridad a la voz del Cacique de la Junta.
Aunque también sostienen que Diomedes muchas veces se refugió allí cansado del tumulto.

El sábado regresamos a Santa Marta llenos de gloria, no solo por haber compartido en familia un espacio cultural y de intrigación sino porque antes de que el modernismo los despedace, así como han mandado al ostracismo a aquellas serenatas y hasta al mismo vallenato clásico y narrativo de verdades, pudimos conocer y vivir de cerca a Carrizal, ‘la ventana marroncita’ y otras historias y rincones inspiradores de sueños y leyendas musicales.

Luis Oñate Gámez
La Junta (La Guajira)
Enviado por: EL TIEMPO.
‘La chinita’ o ‘Mirna’, apareció hace pocos capítulos en la novela como una de las alumnas de ‘Loló’, que ahora dicta clases en la Universidad Nacional.


Se conoció con Diomedes cuando él viajó a Bogotá a grabar un nuevo disco. “El destino le jugó una mala pasada al músico, porque ‘Mirna’ es alumna de ‘Loló’ y no llevan una buena relación”.

Según el locutor Jaime Pérez Parodi, que acompañó a Diomedes durante casi toda su carrera artística, dijo en una oportunidad a El Heraldo: “Hay canciones en las que nunca dijo el nombre, por ejemplo, ‘La chinita’”.



Enviado por: PULZO.
Fuente Oficial: KIENYKE "EL PLACER DE SABER, VER Y OÍR MÁS". 

Yolanda Rincón quería dejarle un buen recuerdo de despedida a Diomedes Díaz. Recién descubría que el cantante vallenato cortejaba a una nueva mujer, distinta a su esposa Patricia Acosta, a quien conocía y aceptaba, y a ella, con quien ya tenía un hijo.


La escena quedó en la memoria de la fanaticada de la ciudad de Tunja (Boyacá). En un arrebato, Yolanda salió de la parte trasera del escenario, le tocó el hombro a Diomedes para llamar su atención y le dio una cachetada que, según ella, ‘totió’. ¡Hasta aquí llegó esto!, le gritó.

Pero su debilidad venció a su orgullo. “Se fue a buscarme a la casa, me abrazaba y me decía: ‘Así es que me gustan las mujeres, que peleen por lo suyo. Eso está bien. ¿Qué pensaste mami? Que te ibas a deshacer de mí”, recuerda.

-¿Por qué se enamoró de Diomedes Díaz?

Me enamoré de él porque me respetó, me dio mi lugar como mujer y persona. Era demasiado tierno, nunca lo vi tomado ni fuera de sus cabales, tampoco grosero. La nobleza que había en su alma. Su sencillez. La transparencia. Todo eso me enamoró.

Yolanda, una de las mujeres de Diomedes Díaz, confiesa que durante 13 años sostuvo una relación con él, pero estuvo enamorada durante 30 años. Asegura que gracias él vivió los momentos más felices de su vida y se acercó más a Dios por un milagro que hizo con la salud de su hijo llamado Miguel Ángel. Las canciones que marcaron su romance fueron: ‘Te quiero mucho’, ‘Ayúdame a quererte’, ‘Se acabaron mis penas’, ‘Un rayito de amor’, ‘Noche de amor’ y ‘Más allá del cielo’.

Como toda la vida de Diomedes Díaz, su relación con ‘Yola’ –como le decía de cariño– parece de ficción. Se conocieron gracias a un amigo en común durante un concierto en Corferias (Bogotá). Ella tenía 17 años y él 27. “Yo debía estar antes de la media noche en mi casa porque mi papá y mis hermanos ponían problema. Me puse bonita, pensé que sólo lo iba ver de lejos y a oírlo cantar. Nunca pensé que se fuera a convertir en el padre de mi hijo y fuera a ser tan importante en mi vida”.

Durante un largo rato Yolanda y el amigo en común esperaron a Diomedes en un camerino. Pero sólo hasta las 11.30 de la noche se abrió una puerta que escupió al cantante vallenato gracias la emoción de la fanaticada. Él quedó cerca de ella, casi de frente. Estaba despeinado y le habían robado los botones de la camisa roja y del bléiser blanco que llevaba puesto esa noche. Se presentaron y comenzaron a conversar. Cada palabra hacía que el corazón de Yolanda se acelerara más y aumentara su nerviosismo.

“La primera pregunta que me hizo fue que cuantos años tenía. Le dije que 17 y me respondió: ‘Eso toca es terminarla de criar. Tú estás muy linda y me gustaría volver a verte’. Me pidió el número de teléfono para invitarme a almorzar y tener una amistad. Me dijo: pásame el teléfono, a escondidas del amigo. Me di mis mañas y se lo pasé por debajo de la mesa y se la guardó en el bolsillo de la camisa”. Ese viernes no pudo verlo cantar.

Durante el sábado Yolanda esperó la llamada de ‘El Cacique’. Cada vez que el teléfono sonaba corría para contestar. Pasó el día, la tarde, la noche y el famoso cantante nunca llamó. Pero el domingo el teléfono comenzó a sonar desde las 6.30 de la mañana. Nadie de su casa se levantaba a contestarlo y menos ella porque había trasnochado. La insistencia hizo que se levantara.

Al otro lado del teléfono estaba Diomedes. Las primeras palabras que escuchó fueron: “¡Mami yo amanecí contigo en la cabeza! mira que no he podido ni dormir. Quiero verte. Yo tengo un bautizo por la tarde”. A las pocas horas, Yolanda ya les había inventado a sus papás que iba a ir a almorzar con una amiga y un carro del Hotel Tequendama la recogió. Su primera cita fue en un bautizo en Zipaquirá.

Pero el primer beso solo llegó seis meses después de haberse conocido. En ese tiempo sólo habían tenido la oportunidad de verse en cuatro ocasiones. Aquel día Diomedes le dijo a Yolanda que tenía una gira por Estados Unidos, se iba demorar unos dos meses y que quería radicarse allí. “A mí me parecía que Estados Unidos era muy lejos y en ese momento me di cuenta que ya estaba enamorada de él y empecé a sufrir”.

Fue el momento en que ambos confesaron que estaban enamorados y Diomedes le pidió que lo esperara para formalizar la relación. Fue así como se besaron por primera vez.

“Fui consciente de que él era un hombre casado; pero eso nació”

Yolanda admite que siempre tuvo miedo de su relación con Diomedes porque sabía que era un hombre casado. Pero decidió amarlo. “Ya se había robado mi corazón en esos seis meses. Me mandaba flores, me mandaba muñecos, me escribía versos, me cantaba por teléfono”.

A los 21 años Yolanda quedó embarazada de Diomedes. Él ya le había manifestado su ilusión de tener un hijo con ella. El examen de orina dio positivo y fue el 7 de diciembre cuando le anunció a su familia que esperaba un hijo de un ídolo musical. “Hicimos un cena, estaban todos comiendo y cuando les conté todos dejaron la comida. No entendían. Mis hermanos sólo me dijeron que tocaba hablar con él para que respondiera por lo que hizo”.

El 12 de julio de 1987 nació Miguel Ángel. Diomedes estaba en una gira y no pudo estar presente. Sin embargo le cantaba versos por teléfono mientras ella soportaba las contracciones. Al mes de nacido el niño conoció a su papá, quien lo primero que hizo fue contemplarlo, encontrar su parecido y ponerle billetes en las manos para que jugara.

“No viví con Diomedes por respeto a su esposa Patricia Acosta”

Hubo un acto de generosidad de Patricia Acosta que marcó su vida y le impidió irse a vivir con Diomedes.

“De nuestros amoríos, la señora Patricia se enteró porque él iba y me llamaba de Telecom de Valledupar desde que me estaba cortejando y cuando quedé en embarazo”.

“Él hablaba durísimo y la empleada de Telecom le contó a Patricia. Entonces empieza la señora Patricia con la curiosidad de conocer al hijo de Diomedes en Bogotá. Me llama Diomedes y me dice: ‘Patricia quiere conocer el niño. Pero no quiero que se encuentren en la calle, tu eres una mujer de la casa y ella también. Quiero que vayas a la casa de nosotros, un apartamento en Cedritos. Ella te va a recibir bien’.”

“Yo confiaba mucho en Diomedes porque él había sido muy transparente conmigo. En mi casa me dijeron: esa señora le va a pegar, le van a quitar el niño. Pero yo decidí ir, no fue fácil porque me sentía como una intrusa. Pero cuando yo le veo esa sonrisa a esa mujer que venía con Martín Elías alzado en brazos y yo con Miguel de la mano. Ella me suelta a Martín Elías y ella cogió el mío. Entonces me dijo: ‘Ese sí es hijo de Diomedes, bien dicen que el hijo de la calle sale pintado. Es hermoso. Es otro hijo para mí. Si el hijo se te enferma no dudes en llamarme”.

Yolanda quedó totalmente desarmada. “Desde el momento en que ella me abre las puertas de su casa y me presenta a sus hijos. Yo dije: en mi vida me voy a vivir con Diomedes. Por eso también quiero pedirle perdón a la señora Patricia porque sé que obré mal. Yo me enamoré en mi juventud, pero reconozco que eso no está correcto y no se lo deseo a nadie”.

Cuando Yolanda se enteró que Diomedes tenía más mujeres le preguntó: ¿Por qué puedes querer a varias personas al mismo tiempo? Y le respondió que Patricia era importante para él y que a ella la amaba y que a Yolanda también pero manera diferente. Que él no tenía la culpa de tener un corazón tan querendón; que amor era lo que él sentía. Esa era su esencia.

Diomedes no cambia y a pesar de que ya se casó con quien más ama, el cantante siguió siendo un mujeriego. 


Cuando llegó a Bogotá para grabar un nuevo disco, lo primero que hizo el cacique fue ir a buscar a Loló. Sin embargo, en el camino conoció a Mirna, una estudiante universitaria. 

El destino le jugó una mala pasada al músico, porque Mirna es alumna de Loló y no llevan una buena relación. 

Avance. Lucía Podría Descubrir La Infidelidad De Diomedes 

13 abril/2015 Después de ‘MasterChef Colombia’. Diomedes asiste a una discoteca con Mirna y allí está también Loló, otra de las aventuras del cantante, quien es profesora de la amante del músico. 

Aunque Diomedes hace todo lo posible para que estas mujeres no se encuentren, con el andar de la noche y con un trago de más, Mirna le busca pelea a su profesora. 

Diomedes y Loló se encuentran en la casa del cacique, y la mujer se atreve a contestar el teléfono. Al otro lado de la línea está Lucía, quien al escuchar la voz de Loló, de inmediato coge el primer avión a Bogotá pues sospecha de la infidelidad de su esposo.

Capitulo 60 - Diomedes El Cacique de La Junta... por diomedesdiazlanovela
Más de un año después de su muerte, el nombre del cantante y compositor vallenato Diomedes Díaz sigue generando noticias.

Este jueves el representante a la Cámara conservador Alfredo Ape Cuello radicó un proyecto de ley para que se exalte la “obra musical” del cantautor y se reconozcan sus “valiosos y significativos aportes” al folclor nacional.

Díaz falleció en diciembre del 2013 en Valledupar debido a un paro cardiorrespiratorio. Aunque su música tuvo una gran acogida entre miles de colombianos, el compositor también tuvo que enfrentar algunos líos con la justicia.

La iniciativa radicada por Ape Cuello, congresista del Cesar, busca declarar “patrimonio cultural de la Nación la obra musical de Diomedes Díaz Maestre” y autoriza al Ministerio de Cultura para que con “el municipio de Valledupar” se “adopten las medidas necesarias para incentivar la investigación” de su obra.

Enviado por: El Tiempo de Bogotá.