Tras un año sin El Cacique de La Junta, la tristeza embarga a los seguidores del ídolo de la música vallenata.

Mañana se conmemora el primer aniversario de la muerte del cantante de música vallenata Diomedes Díaz en Valledupar con actos organizados por amigos y familiares para recordar en esta fecha al artista, cuyo deceso se produjo el 22 de diciembre de 2013, cuatro días después de haber sacado al mercado su última producción musical ‘La Vida del Artista’, que se convirtió en el disco más escuchado este año.


Su fanaticada no se repone. Para sus fanáticos, la muerte de Diomedes Díaz es un dolor difícil de superar, pero a la vez se consuelan con los éxitos musicales que escuchan y promueven por donde quieran pasan, como para mantenerlo vigente en la memoria y en este folclor. “Este año ha sido muy triste sin El Cacique, se siente un vacío fuerte”, dijo al pie de su tumba Yenis Amaya, seguidora del artista.

Señala que prefiere pensar que Diomedes sigue en sus giras musicales, como tratando de no asimilar el golpe emocional que le produjo su deceso, pero hay algo que la hace aterrizar a la realidad. “Cuando vengo a visitarlo en el cementerio caigo en cuenta que todo es verdad y que ya no está”, precisa.

María Maestre Hinojosa no solo es fanática del cantautor guajiro, sino que era su prima cercana. “Nos dejó una gran tristeza”, señala la mujer que dice haber acompañado a Diomedes en algunos episodios importantes de su vida como el matrimonio con Patricia Acosta, la madre de Rafael Santos, Diomedes de Jesús, Luis Ángel y Martín Elías.

Pero a quien parece que le hubiesen arrancado parte de su alma es a Edith Gutiérrez, conocida popularmente como ‘la Diomedista’ por su fervorosa admiración al artista. “Este es un dolor inmenso el que tengo”, señala. Ella, cada domingo literalmente se ‘muda’ a la tumba del cantante para llevarle flores, acariciar sus fotos y entonar sus temas. “Lo quiero hasta la muerte”, señala vistiendo una indumentaria alusiva a su ídolo.

Reinel Trujillo, otro seguidor, confiesa que “este ha sido un año duro sin Diomedes. Nos embarga el sentimiento de saber que no está físicamente con nosotros que esperábamos con ansias sus producciones, ahora nos queda la esperanza de escuchar algunas canciones que quedaron grabadas y que saldrán pronto al mercado”.

Y Rosa Carrillo, también admiradora de Diomedes, tras su muerte, no puede contener las lágrimas cuando escucha el éxito La Irremplazable, interpretada por el Cacique de La Junta. “…sin embargo la esperanza no se ha muerto / porque la fuerza de mi amor me ha sostenido / y lo que nace con fervor y sentimiento / no se muere en un momento como muchos han creído…”, dice el estribillo del tema que la hace recordarlo con nostalgia.

Una pérdida irreparable. Si para sus seguidores la muerte de Diomedes causó una profunda tristeza, mucho más para sus amigos y familiares. José Zequeda, exmánager del artista, señaló que “este tiempo ha sido de mucho dolor” por el apego que tuvo durante 12 años con el Cacique. “Nos convertimos prácticamente en una sola familia”.
Por su parte, su amigo Joaquín Guillén señaló: “mi compadre Diomedes me hace mucha falta, yo no he asimilado que se haya muerto y para mí es como si estuviera vivo, así he querido mantenerlo, sentirlo con su música, sus canciones, y es como quiero recordarlo”.
Rafael Díaz, hermano de Diomedes, dijo que se sienten desconsolados y tristes, pero a la vez los reconforta esa fidelidad de la fanaticada que lo sigue adorando y recordando con todas sus canciones.

Su tumba, sitio de peregrinación. El cementerio Jardines del Ecce-Homo en el norte de Valledupar es desde hace un año uno de los sitios más visitados por propios y turistas; allí reposan los restos de Diomedes Díaz. Desde entonces, todos los días decenas de personas llegan en romería al lugar para llevarles flores, colocar su música, tomarse fotos y compartir.

“Esto se ha convertido en paso obligado por la ciudad”, dijo Reinel Trujillo, un conductor de taxi, quien con su oficio se ha convertido en testigo del fervor que se mantiene alrededor del artista aún después de muerto. “Son varias las carreras que en el día hago al cementerio, especialmente de gente que viene de otras partes para llegar a la tumba del Cacique de la Junta”, indicó.

Ángel Bossio trabaja como jardinero en el campo santo y da testimonio de lo que se ha vuelto ‘pan de cada día’ en ese lugar. “Aquí diariamente viene mucha gente, esto prácticamente se ha convertido en un sector turístico alrededor de la tumba de Diomedes, vienen de Montería, Barranquilla, Sincelejo, Santa Marta, del interior del país y hasta de Venezuela”, precisó.
Los fanáticos de Diomedes no lo olvidan. En el cementerio incluso algunos ponen éxitos musicales del cantautor guajiro en el sistema de sonido de los vehículos y grabadoras.
Albert Guerra Montero, otro visitante en la tumba y conocido del ídolo musical, señaló que a Diomedes lo querían mucho. “Él era un hombre sencillo y humilde, que con su carisma y canciones se ganó el cariño de la gente que ha demostrado que lo extrañan demasiado”.

José María Maestre es uno de los más fervientes seguidores de Diomedes. Reconoce que este año ha visitado la tumba del artista unas 25 veces. “A cuanto entierro vengo, aprovecho y lo visito, en algunas ocasiones he llegado solo, él era un hombre muy bueno, tenía mucho contacto con el pueblo, siento una admiración eterna por él”.

La gerente del cementerio Jardines del Ecce-Homo, Ludith Ochoa Daza, señala que aunque el reglamento interno del mismo prohíbe que se coloque música, la gente de manera espontánea lo hace, especialmente con Diomedes.
Dijo que la situación tiende a desbordarse en las fechas especiales, por eso, con ocasión del aniversario de la muerte del artista, se tomarán medidas para mantener el orden en el panteón.

“Las normas internas del cementerio impiden que se hagan estas cosas por ser un sitio sagrado, donde familiares, amigos o visitantes llegan a tener una comunión con los difuntos, debe haber tranquilidad”, precisó.

Mausoleo para el Cacique. El exmánager de Diomedes Díaz, José Zequeda, dijo que ya está listo el proyecto para construir un mausoleo al artista en un cementerio a la salida de Valledupar, vía a Bosconia, lo que implicaría exhumar el cadáver para darle traslado hasta ese lugar que contaría con una estatua y bancas de reposo para que la gente siga llegando con más comodidad y espacio para visitar a su ídolo.

“El costo de la obra es de $400 millones y tendría una bóveda con tres puestos, donde en la parte central estarían los restos de Diomedes, al lado derecho los de su padre Rafael María Díaz y a la izquierda un espacio reservado para Elvira Mama Vila Maestre, la madre del Cacique, cuando lamentablemente como es el destino, Dios también la llame a su reino”, precisó.

Indicó que “para la obra se necesitan los aportes de la casa disquera Sony, de Sayco y los amigos de Diomedes, es un monumento grande en honor al Cacique que tanto reconocimiento le dio a la música vallenata”.

En cuanto a los trámites legales dijo que se haría la solicitud a la Fiscalía para la exhumación, previa autorización de la familia y las autoridades competentes para este nuevo sitio, donde Diomedes reposaría eternamente al lado de sus seres queridos, y la gente tendría un lugar espacioso para continuar visitándolo y rendirle homenaje.

POR: MIGUEL BARRIOS

Este lunes habrá diversos homenajes. El público está a la expectativa de un trabajo discográfico que Diomedes dejó grabado, acompañado por sus hijos Rafael Santos y Martín Elías.

Se conmemora el primer aniversario de la muerte de Diomedes Díaz, el artista mas vendedor y con mayor número de éxitos en la radio colombiana. Múltiples homenajes preparan sus seguidores en diferentes ciudades. En Valledupar, por ejemplo, se va a realizar una misa en la plaza Alfonso López, en esa misma que hace muchos años alguien vio cantando a aquel muchacho de picardía inigualable y nobleza campesina, y apostando a sus capacidades lo llevó a Medellín para que grabara su primer trabajo al lado del rey Náfer Durán.


Incontables fueron las veces que Diomedes deleitó a sus seguidores en alguna parranda, varios amores se construyeron al compás de sus canciones, por eso genera sentimientos tan profundos en su fanaticada. Así sucede con Peyo Daza Rumbo, un joven de Valledupar que se ganó un concurso entre diomedistas, porque tal ha sido el furor que despierta este artista, que muchos tienen no solamente su habitación llena de todo lo concerniente a Diomedes, sino que algunos han llegado al extremo de nombrar a todos sus hijos con los nombres de cada uno de los hijos del desaparecido artista.

Para sus colegas no es solamente el mayor referente del género vallenato, sino también un gran amigo que siempre los respetó y valoró su talento. Marciano Martínez y José Alfonso Chiche Maestre destacan siempre su humildad y generosidad con las personas y para Poncho Zuleta que fue el artista favorito de Diomedes, el Cacique representa un hito dentro del folclor, más que un amigo, un hermano incondicional que muchas veces vio reír, y otras veces quebrantado en la soledad de sus emociones, donde sólo ingresaban él y otros pocos considerados sus más cercanos e irrestrictos.

Dondequiera que se recorren las calles, no solamente de Valledupar, sino también de los pueblos del Caribe, casi siempre está sonando una canción de Diomedes. No en vano, afirma Guillermo Mazorra, director del artista y repertorio de la empresa para la cual trabajaba el cantante, que no hay en Colombia que haya vendido las copias que vendió Diomedes y generado todo el impacto de mercado que logró el joven soñador que un día salió de Carrizal.

El público está a la expectativa de un trabajo discográfico que Diomedes dejó grabado, apartes de su voz y una canción completa que darán vida a un proyecto de homenaje donde estará acompañado por sus hijos Rafael Santos y Martín Elías. Si bien no hay una fecha definida para el proyecto, puesto que hace falta ultimar algunos detalles y sobre todo porque, según ha dicho el propio doctor Mazorra, la empresa quiere respetar la fecha luctuosa y solamente acompañar desde un punto de vista humano y solidario a su familia y no necesariamente comercial, como se había venido especulando.

Algunos de sus amigos más cercanos se sientan en derredor de un quiosco a compartir anécdotas de su compadre, contrario a lo que muchos puedan pensar, Diomedes era un hombre tímido y respetuoso. Javier Fernández, un locutor de Valledupar, a quien Diomedes le brindaba arroz del propio caldero cuando llegaba a su casa, o Hárold Zabaleta, un incondicional de mil batallas que era el director de la agrupación musical del cantante, su amigo por más de treinta años y a quien Diomedes se acercó durante la última presentación en Barranquilla y tomándolo de los hombros le dijo dos veces: “Compadre, me voy a morir en la tarima”.

Ha pasado un año desde entonces, pero el recuerdo de Diomedes Díaz sigue cada vez más vivo y presente en los corazones del pueblo amante de su obra. Conocedores del género no dudan en afirmar que el vacío que ha dejado el Cacique de La Junta dentro del vallenato es profundo e irreemplazable. En el camino de hacer este reportaje he visto varias personas llorar como niños todavía impactados por la noticia, como el caso de Luis Alejandro Herrera, un joven de Gaira que lamenta esa ausencia cada vez que se sienta en el patio de su abuela Olavia a tomarse unos tragos con esas canciones, o la de un comerciante de Fundación cuya esposa tuvo que buscar a un paramédico antes de darle la noticia a su marido queriendo prevenir cualquier percance.

Para todo acordeonista grabar con Diomedes Díaz era el mayor logro que pudiera dar a su carrera, dio oportunidad a muchos jóvenes, entre ellos el hoy rey de reyes Gonzalo Cocha Molina, a quien conoció cuando apenas era un adolescente en Patillal. Franco Argüelles, quien grabó un par de trabajos con Diomedes, destaca de él su don familiar y su integridad como artista; dice sin vacilaciones que en todos los años en los que ha ejecutado el acordeón, esa experiencia vivida, el trabajo que logró al lado del Cacique de La Junta, fue el mejor de todos. Agrega, además, que en el vallenato pasarán más de 100 años antes de que nazca un artista que siquiera se le pueda comparar, puesto que en los nuevos intérpretes no hay compositores, decimeros y, sobre todo, una figura en torno a la cual gire todo el eje del folclor.

El legado está ahora representado en alguna medida en sus hijos Rafael Santos y Martín Elías, que sin generar el mismo impacto que tenía su padre dentro de la música colombiana, se van abriendo camino en la industria. Cuentan que Diomedes, durante la grabación de un tema que hizo al lado de su hijo Martín y también en varias llamadas telefónicas, le expresó que podía morir tranquilo porque ya tenía su reemplazo y lo emplazó a conservar el arte que Dios les había dado, enmarcado en un respeto por el público y la esencia.

Santos, como le decía su padre, cuenta que cuando le expresó al Cacique la idea de ser cantante su padre le dijo con tono severo: “Quiero que sepa muchacho que otro Diomedes Díaz no nacerá, pero puede haber un gran Rafael Santos y lo apoyó a lo largo de su carrera con temas de su autoría. Era el padre, el amigo y el hombre generoso que regalaba dinero sin reparos y el hijo que hoy tanto recuerda la vieja Elvira en su casa de Valledupar rodeada de hijos, nietos y una prole numerosa a la que se suma un mico que le regaló su difunto hijo luego de haberle dicho un par de veces a su madre que iba a morirse próximamente.

Sus cifras resultan hasta ahora no alcanzadas por ningún artista de cualquier género en Colombia, vendió más de 16 millones de copias de sus discos, ganó 22 discos de oro, 23 de platino, 13 de doble platino, 3 de quíntuple platino y uno de doble platino que no alcanzó a recibir. Se puede mencionar también que Diomedes Díaz resultó ganador varias veces de las versiones del Congo de Oro en el Carnaval de Barranquilla, ganó un Premio Grammy Latino y además puede ser también el único artista al cual la empresa disquera le adaptó un estudio de grabación en su propia casa con el fin de no perder la oportunidad de tener su trabajo ante la imposibilidad de ir allí por sus problemas jurídicos y de salud.

La herencia de sus derechos musicales se encuentra en proceso de sucesión y será un juez quien determine la cuantía que corresponde a cada uno de sus 28 hijos, de los cuales algunos no alcanzaron a ser reconocidos por el artista y eventualmente se someterían a pruebas genéticas. También entre su esposa y las mujeres que lo acompañaron y con las cuales tuvo descendencia.

Por estas razones, pero principalmente por su carisma y generosidad con las que supo ganarse el cariño de toda su fanaticada, la misma a la que quería desde el fondo del alma y a la que le dedicó su canto y su fama. En La Junta y Santa Marta se harán celebraciones eucarísticas abiertas a sus seguidores y en esta última ciudad, al igual que en Barranquilla, Cartagena y gran parte del territorio nacional la programación de varias de las principales emisoras estará dedicada a la figura del cantor de Carrizal. Un hombre cuyo legado trasciende las fronteras y que en medio de las adversidades supo hacerse leyenda, cumpliendo con determinación inmarcesible lo que alguna vez él mismo cantara “Mientras yo cante vallenato y no se acabe mi relato, yo soy el invencible”.

Por: Carlos Eduardo Manrique Bayena
Diomedes Diaz, su vida, su canto y su fanaticada. Gran especial de Canal Capital.

Como si presintiera su partida, Diomedes Díaz se aseguró de dejarle a su fanaticada el CD más importante del vallenato en los últimos tiempos. A un año de su lanzamiento, ‘La Vida Del Artista’ se convirtió en el trabajo musical más influyente del año 2014.


Este fue el año del Cacique. No cabe la menor duda que desde la muerte del artista vallenato más grande de todos los tiempos, los álbumes de vallenato que se estrenaron después, no pudieron superar a ‘La Vida Del Artista’. Diomedes Díaz fue el protagonista en los últimos 365 días del año.

Diomedes fue el homenajeado en el Festival Vallenato, resultó además nominado en los Premios Grammy Latino y se coronó como ganador del Premio Shock a Mejor Artista Vallenato. Éxitos como ‘Ay la vida’, ‘Que vaina tan difícil’ y ‘Aquí está lo tuyo’ se oyeron por gran parte del país.

Al salir a la venta esta producción, Diomedes Díaz no pudo ocultar nunca su felicidad, pues estaba orgulloso de haber logrado un trabajo equilibrado, como él lo quería. Recalcaba insistentemente que este disco se pegaría ‘solito’, con su talento, sin ayuda de maquinarias y promoción. “Este CD se va a pegar con mi talento” afirmaba entre sus amigos. Estaba seguro del éxito que obtendría. Tal vez esa fue la razón por la que se gozó su corto lanzamiento de principio a fin. Aunque hace un año seguían algunos dolores físicos en su cuerpo, no fue impedimento para cantarlo en vivo en Barranquilla al día siguiente de haberse estrenado y luego emparrandarse dos días más. El Cacique estaba feliz, muy feliz. Después de tres días de fiesta, El Cacique se acostó a dormir, sin imaginar que lo que acababa de vivir sería su última parranda, y que ‘La Vida Del Artista’ sería su último regalo para todos sus seguidores. El mejor regalo del mundo: EL CD DEL AÑO 2014.

Jota Flórez
Olímpica Stereo Bogotá
Distintos actos se han programado al cumplirse este lunes 22 de diciembre el primer aniversario del fallecimiento del cantautor Diomedes Díaz Maestre, ‘El cacique de La Junta’

Sus familiares, la Gobernación del Cesar, la Alcaldía de Valledupar y la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, indicaron que serán actos significativos para recordar al gran artista donde se espera el acompañamiento de su fanaticada.

El programa es el siguiente:

9:00 A.M. Misa. Iglesia La Concepción, Plaza Alfonso López.

10:00 A.M. Ofrenda floral. Jardines del Ecce Homo

6:00 P.M. Misa. Iglesia Espíritu Santo. Pontevedra.

7:00 P.M. Conversatorio. Frente a la vivienda de doña Elvira Maestre, progenitora de Diomedes Díaz, ubicada en el barrio San Joaquín, donde intervendrán Rafael Santos, Martín Elías y Joaquín Guillen, entre otros. También la compositora Andrea Barrios, interpretará la canción ‘Homenaje a Diomedes Díaz’.

El presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata; Rodolfo Molina Araujo, manifestó que “Con distintas entidades nos hemos unido a sus familiares, para seguir exaltando el nombre de Diomedes Díaz, quien dejó un gran legado musical, tal como lo resaltamos en el 47 Festival de la Leyenda Vallenata que se realizó en su honor. El nombre y la obra de este gran artista, con el paso de los años seguirá teniendo la mayor vigencia por su entrega, autenticidad y gran carisma para interpretar el auténtico vallenato”.

De igual manera, distintos medios de comunicación han indicado que el lunes 22 de diciembre se le estará rindiendo el más grande homenaje al ‘Cacique de La Junta’, al cual sus canciones se siguen escuchando y sus historias siendo contadas por diversos cronistas.

Ese día, la Oficina de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata entregará un Especial con una canción inédita en aire de puya, y varias crónicas.
En un entrevista Ernesto MacCausland a Diomedes Díaz, el periodista le pregunta: ¿Qué piensa de la muerte?, a lo que el artista responde, “No quiero morirme, le saco el cuerpo cada ratico, porque si yo supiera que uno sirviera más muerto que vivo, yo me muriera hoy, pero yo no sé Ernesto, yo no sé”.

Está frase quedó en la memoria de los seguidores de Diomedes luego de su muerte el 22 de diciembre de 2013-, ‘El Cacique’ no imaginaba que al fallecer, su música llegaría a topes, incluso, parecidos a cuando estaba con vida y llenaba de alegría los hogares con un nuevo trabajo musical.


En este sentido, el último compacto del artista más representativo de la música vallenata, La Vida del artista, es el más solicitado y vendido a lo largo de este año en Valledupar, superando a colegas como Silvestre Dangond, que hace poco presentó ‘Sigo invicto’, y en ese orden de ideas están Iván Villazón, ‘Poncho’ Zuleta, ‘Beto’ Zabaleta y artistas jóvenes del folclor.

Un informe entregado por Leiner Díaz, propietario de la Casa de la Música, única tienda de discos en la ciudad, revela el escalafón de los álbumes más comprados en la capital del Cesar.

En el primer lugar aparece Diomedes Díaz con el álbum ‘La Vida del artista’, que vendió más de cinco mil copias en un solo día, muy cerca le sigue Silvestre Dangond con su más reciente disco ‘Sigo invicto’, en la tercera casilla está Iván Villazón con ‘El Camino de mi existencia’, la cuarta posición es para Martín Elías Díaz con ‘La Historia continúa’, artista que alzó sus ventas después de retornar con el acordeonero Rolando Ochoa y cierra Peter Manjarrés con ‘Mundial’.

El último CD de Diomedes contiene éxitos como ‘Ay la vida’, ‘Qué vaina tan difícil’, ‘No llores mama’, ‘Maduré’, entre otros. Además se resalta que Marciano Martínez, compositor de ‘Ay la vida’, fue escogido como ‘Compositor del Año’ en el Festival de Compositores en San Juan del Cesar, La Guajira.

Ya se había presentado el ‘Top 5′ de las agrupaciones con mayor número de contratos para la temporada de fin de año, reporte replicado en diferentes páginas Web y medios nacionales, en el que Martín Elías lidera con 32 actuaciones, seguido por Silvestre Dangond con 28, luego Iván Villazón con 25 y cierran Grupo Kvrass y Farid Ortiz con 23 actuaciones.

“Si uno sirviera más muerto que vivo, yo me muriera hoy”: Diomedes Díaz.

Por Carlos Mario Jiménez
En la fiesta privada de Barranquilla, Silvestre Dangónd le canta canción a Rafael Santos y recuerdan a sus madres.

En una fiesta privada en la ciudad de Barranquilla se presentaron los artistas el hijo del Cacique de la Junta Rafael Santos y Silvestre Dangónd donde en medio de lágrimas y mucho sentimiento recordaron al Cacique de la Junta Diomedes Díaz.

Compadre yo conocí una mujer que muchacha tan bonita caramba y tengo que volver a visitarla porque es que me gusta mucho compadre (bis) y es posible que me la traiga para vivir con ella en el valle (bis) La muchacha es muy sencilla y amable y se ve que es una buena mujer y conmigo ha tenido mil detalles que es lo que más me ha obligado también (bis) ay! a no pensar en más nadie solamente en esa mujer (bis). 

En el marco del 38 Festival Nacional de Compositores que se celebra en San Juan del Cesar, La Guajira, fue elegido como compositor del 2014, el maestro Marciano Martínez Acosta.

Esta elección la realizaron los medios de comunicación acreditados en el mencionado evento donde también estuvieron nominados los compositores Aurelio Núñez, Rolando Ochoa, Luis Egurrola y Juan Carlos Ovalle.

Al conocer su designación como compositor del año, el maestro Marciano Martínez, natural de La Junta, La Guajira, indicó que “Mi emoción es grande y le dio las gracias a Dios que me regaló el talento necesario para desempeñar este arte. Este camino me ha dado buenos frutos de la mano de grandes cantantes, especialmente el nunca olvidado Diomedes Díaz, los cuales han sabido interpretar mis cantos que tienen la esencia del vallenato puro”.

Entonces recordó que su talento es natural porque solamente estudió dos años y medio en la escuelita del pueblo, donde desde muy pequeño comenzó a componer canciones. Trajo a colación su canto: ‘Pobre infancia’, grabado por los Hermanos Zuleta en 1985.

“Tantos años luchando y ahora con la canción ‘Ay la vida’, grabada por Diomedes Díaz y Álvaro López, obtengo este premio que me estimula a seguir con mi carrera que me ha dado inmensas alegrías”, manifestó Marciano Martínez.

Por su parte el presidente del Festival Nacional de Compositores de San Juan del Cesar, Rafael Daza Cuello, indicó que “Desde hace 25 años nos hemos dado a la tarea de elegir al compositor del año, y hoy le correspondió a Marciano Martínez, quien tiene todos los méritos. Agradecimientos a los medios acreditados por su trabajo, y por la difusión de nuestro evento que concluye con mucho éxito”. 

Compositor de grandes éxitos

El compositor Marciano Martínez ganó en 1988 del concurso de la Canción Inédita Vallenata del Festival de la Leyenda Vallenata con la obra ‘Con el alma en la mano’. De igual manera, fue protagonista de la película ‘Los viajes del viento’,

Entre sus grandes éxitos se destacan: ‘Amarte más no pude’, ‘La juntera’, ‘Soy amigo’, ‘Las cosas del amor’, ‘Usted’, ‘Hay amores’, ‘Lo mismo de ayer’, ‘No pierdo la fe’, ‘El sentir de mi pueblo’, ‘Pasajeros de la vida’, ‘Con calma y paciencia’, ‘Venceremos’, ‘Por jugar al amor’ y ‘Todas las tardes’, entre otras.

Finalmente, ‘El juglar de película’, como es conocido Marciano Martínez, anunció que dentro de dos meses lanzará una producción musical con 50 canciones “donde estará la esencia del folclor vallenato y es el mejor regalo que puedo entregar en mi larga trayectoria como compositor que narra hechos reales de la vida cotidiana”.

Si tu buscas un ser bueno no vengas a mi, Por que no tengo esta virtud, Si lo buscas rico fascinante no soy yo... Yo no he triunfado un solo día de mi vida. No darás jamás tu mano a un tipo como yo Ni por supuesto el corazón, Por que escucho los sentidos no los sentimientos, Así que niña no te enfades por que te diga la verdad. Se que bebo, se que fumo, se juego y hasta en el amor Se que soy un egoísta, un inconsciente, prepotente y en la vida como en el amor. Vendrá a caso el día en que cualquiera escribirá Palabras bellas sobre mi... Cualquier chica hablara de mi con ilusión, Se mezclaran abrazos flores y mentiras. No mas lagrimas ni te preocupes mas de mi.. Por que muy alto volaré.