A mi me pueden quitar la vida que en el otro mundo yo te sigo amando, A mi me pueden quitar la vida que en el otro mundo yo te sigo amando, al final expresa que este nuevo CD que llega, viene bonito. 


Las cosas del Cacique que desde siempre acostumbro a sus seguidores a escuchar adelanto de sus nuevas canciones.

Esta es una canción inédita que venia en su nuevo disco, pero a ultima hora no entro en la producción se la compartimos a todos ustedes disfruta el cacique de la junta Diomedes Díaz al lado del gran Juancho rois.
Blogger Tricks
Los ganadores del Congo de Oro en el Festival de Orquestas 2016 son:


Salsa: Jhonny ‘El Bravo’ López.

Vallenato: Dyonnel Velásquez.

Merengue: Inéditos

Urbano: Bazurto All Stars

Tropical: La Nómina del Pin

Lo nuestro: La Banda de Nayo

Mejor cantante: Andrés Prado de la agrupación Jhonny ‘El Bravo’ López.

Mejor instrumentista: Dyonnel Velásquez en acordeón y Nayo en la flauta.

Los ganadores de este galardón, podrán representar al Carnaval de Barranquilla en algunos escenarios dentro y fuera del país

Participaron 32 orquestas. El jurado estuvo integrado por Guillermo Carbó, Óscar Acevedo, Leopoldo Calderón, Andres ‘El Turco’ Gil y Manuel Antonio Rodríguez.

En el género vallenato competían Grupo Kvrass, Andrés Ariza Villazón, Cayito Dangond, Alex Martínez, Che Carrillo, Dyonnel Velásquez, Luis Ángel Díaz y Fello Zabaleta.

El género vallenato recibió un homenaje especial. En la revista musical del homenaje participaron Farid Ortiz, Jorge Oñate, Jorge Celedón, Martin Elías, Silvestre Dangond, Silvio Brito, Poncho Zuleta, Alfredo Gutiérrez y los acordeoneros Hugo Carlos Granados y ‘El Cocha’ Molina. 

A Johnny Ventura la fue entregada la Medalla Carnaval de Barranquilla por su legado en la música.

También se presentaron de manera especial Oscar D’León y Adriana Lucía. A Oscar D’León Carnaval S.A le hizo un reconocimiento por su exitosa carrera artística.
POR: INGUEL DE LA ROSA, WILLIAM CANO Y NILSON ROMO - Destacados artistas del vallenato cantaron juntos en el gran homenaje que le rinde el Carnaval al Vallenato, Patrimonio de la Humanidad.

El vallenato es el gran protagonista la noche de este lunes de carnaval en el Romelio Martínez donde se vive el tradicional Festival de Orquestas.


Para este homenaje, que se da por la declaratoria por la Unesco de este género musical como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad en diciembre pasado, participan en tarima cantantes como Poncho Zuleta, Jorge Oñate, Farid Ortíz, Beto Zabaleta y Silvio Brito, Silvestre Dangond, Jorge Celedón y ‘El gran’ Martín Elías, que han puesto a bailar a los asistentes.

Con sombrero vueltiao y un brillante saco verde, Farid Ortiz arribó al escenario del estadio Romelio Martínez. Eran más de las 8 de la noche cuando El rey de los pueblos empezó el homenaje al vallenato como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Tres parejas sobre el escenario mostraron cómo se baila a ritmo de acordeón, siguiendo los pases musicales de 'Río crecido'.

El Cocha Molina y Hugo Carlos Granados demostraron por qué llevan el título de Rey vallenato, y con sus notas también invitaron a Jorge Oñate a la parranda vallenata en la que quedó convertido el Festiorquestas 2016.

Después de la interpretación de 'Tranquilizate, Maye', del Jilguero de América, mariposas amarillas en el aire y la euforia del público recibieron a Jorgito Celedón. La canción 'Alicia dorada' fue la que sonó en la voz del villanuevero.

La herida que siempre llevo en el alma no cicatriza...". Así subió cantando Martín Elías, con la imagen de su padre 'pintada' sobre su pecho, recordando a los asistentes la época en la que Diomedes Díaz hacía vibrar a su fanaticada 'Sin medir distancias'. "Ay, mi papá, que Dios te tenga en la gloria y nos cuides aquí en La Tierra", exclamó con los brazos abiertos, como queriendo abrazar al despejado cielo barranquillero.

Silvestre Dangond le dijo "chao a Barranquilla", no sin antes entonar 'Nació mi poesía', en medio de marimondas, congos y negritas puloy que le daban brillo y color al escenario y, por supuesto, ante la euforia del público que desde el pasado jueves lo ha aclamado en estas tierras.

Silvio Brito llegó con una 'Ausencia sentimental', que sirvió de antesala a Poncho Zuleta y al tema 'Nativo del Valle'. Antes de terminar esta canción, Poncho fue sorprendido por Alfredo Gutiérrez, quien se apoderó del acordeón para "alegrar la fiesta" con 'La cañaguatera'.

Tocando con las notas más bajas, el tres veces Rey Vallenato dio cátedra de "cómo se gana un Festival" en Valledupar. Así cerró la rápida tanda de presentaciones individuales, que no tardó más de 35 minutos.

"Yo no sufro de complejos, todo el mundo me conoce, yo soy el acordeonero viejo, entre tanto cantante joven", verseó el acordeonero Alfredo Gutiérrez con su particular espíritu recochón.

Como despedida, y para agradecer a los miles de espectadores que exigían más y más, Oñate, Silvestre, Poncho y Jorgito Celedón entonaron 'Confidencias', siguiendo el alegre acordeón de Gutiérrez.

Antes de partir, todos los artistas vallenatos fueron convocados una vez más en tarima, donde recibieron máscaras alusivas al Carnaval de Barranquilla, que hacían las veces de galardones y los 'premiaba' por su labor en el género declarado Patrimonio de la Humanidad.

"Este es un merecido homenaje de un patrimonio a otro", dijo Celia haciendo referencia a la inclusión del Vallenato a la lista de patrimonio de la humanidad de la cual ya hace parte desde 2004.
POR: WILLIAM CANO Y NILSON ROMO - 20 agrupaciones nacionales e internacionales buscan el Congo de Oro.

A la una de la tarde de este lunes comenzó el Festival de Orquestas del Carnaval de Barranquilla.


Poco a poco, los asistentes fueron llenando las gradas del estadio Romelio Martínez, donde el evento ofrece un homenaje al vallenato, declarado por la Unesco como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad en diciembre pasado.

Alex Martínez abrió el Festival con su tanda de vallenato.

La segunda agrupación fue Orquesta 'C Tambó' con sonidos y aires tropicales y nuestros.

La tercera fue Sound Marino de la Armada Nacional, que destacó por sus tres acordeones y sus voces.

La cuarta agrupación, y la segunda en participar en el género vallenato, fue Fello Zabaleta y Carlos Karlo. El hijo de Beto Zabaleta cerró con una puya autoría de su progenitor "Lluvia de mujeres".

El evento, que año tras año reúne a lo mejor de la música, en busca del Congo de Oro, trae en su reciente edición una nómina de lujo, que incluye 20 agrupaciones nacionales e internacionales, entre los que se encuentran Johnny Ventura y Óscar D' León.

Los artistas vallenatos que estarán en tarima son Silvestre Dangond, Jorge Celedón,'El gran' Martín Elías, Poncho Zuleta, Jorge Oñate, Farid Ortíz, Beto Zabaleta y Silvio Brito, quienes estarán acompañados por los acordeoneros y Rey de Reyes del Festival Vallenato Hugo Carlos Granados, Cocha Molina y Alfredo Gutiérrez.

Vea aquí la transmisión en vivo del Festival de Orquestas del Carnaval de Barranquilla 2016.

El alcalde de Barranquilla, Alex Char, estará presente en el homenaje que el Carnaval de Barranquilla le hará al folclor vallenato en el marco del Festival de Orquestas esta noche en el estadio Romelio Martínez. “El Vallenato, declarado por la Unesco, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, merece un reconocimiento en el Carnaval de Barranquilla. Nos produce inmensa alegría reconocernos como hermanos patrimoniales”, afirmó la directora del Carnaval S.A., Carla Celia.

Jorge Celedón, Silvestre Dangond, Martín Elías, Poncho Zuleta, Farid Ortiz, Jorge Oñate y Silvio Brito serán los encargados de llevarles a los asistentes al Romelio Martínez, el sentimiento de una música que nos ha representado en el mundo entero.
Los artistas estarán junto a los más grandes acordeonistas de todos los tiempos: El tres veces rey vallenato, Alfredo Gutiérrez, y los ‘Rey de Reyes’ del Festival de la Leyenda Vallenata, Gonzalo ‘El Cocha’ Molina, y Hugo Carlos Granados.




Durante la revista musical los artistas interpretarán canciones clásicas en los cuatro ritmos del folclor vallenato: paseo, son, merengue y puya.

Si yo pudiera alzar el vuelo alzar el vuelo como hace el cóndor que vuela alto muy alto me fuera lejos, pero bien lejos adonde nadie nunca supiera del papá de Rafael Santos Porque una pena tras otra pena están acabando conmigo y yo por ser un hombre tan fuerte he podido resistir Ay y no me quiero morir porque me duelen mis hijos (bis)

Mejor me voy, mejor me voy como hace el cóndor herido (bis) Para que plata, si no es por eso porque trabajo y en cualquier parte yo me la puedo ganar es lo que siento aquí en el pecho que con dinero jamás y nunca se puede solucionar

Yo me refiero es a la señora que fue conmigo al altar que yo la adoro y la quiero tanto y es la mamá de mis hijos Pero me da mucho pesar que me esta quitando el cariño (bis)

Un vídeo publicado por Toño Cacique (@antoniojdeleon) el
Hace cerca de 40 años, Patricia Acosta fue enviada a estudiar a Bucaramanga para que se olvidara de tener amores con el cantante vallenato, sin saber que eso fortalecería aún más su relación.


La mujer estuvo como estudiante interna del colegio El Pilar de Bucaramanga y cada diciembre regresaba a La Junta, en La Guajira, para ver a sus amigos, entre ellos su amado Diomedes Díaz.

Patricia Acosta, madre de Rafael Santos, Martín Elías, Diomedes de Jesús y Luis Ángel, terminó estudiando en Bucaramanga para olvidarse del noviazgo que tenía con Diomedes y superar la decepción de saber, que en su ausencia, el cantante había dejado a tres mujeres embarazadas.

Con los pocos recursos que tenía, Diomedes Díaz viajaba cerca de nueve horas desde La Guajira hasta Bucaramanga para ver a su enamorada. Allegados de la pareja narraron a Vanguardia.com cómo una amiga de Patricia Acosta falsificaba la firma de la madre de la mujer para facilitar su salida del colegio El Pilar. Diomedes aprovechaba esos momentos para compartir con novia.

Quienes fueron testigos de ese romance dijeron que las composiciones de Diomedes, antes de salir en la radio, ya eran escuchadas por Patricia Acosta en una pequeña grabadora que le obsequió el cantante.

Sobre esta anécdota, José Julián Maldonado le dijo a esta redacción que “en el año 2007, Diomedes Díaz viajó a presentarse en Bucaramanga, pero antes les pidió a sus acompañantes que lo llevaran hasta el parque Centenario para ver el colegio en el que había estudiado el amor de su vida”.

Maldonado recordó que parquearon la camioneta “al frente del colegio, donde hoy funciona el Centro Cultural del Oriente, Diomedes se quedó allí por cerca de 15 minutos. Él no paraba de observar la fachada del lugar y recordó las cosas que tuvo que hacer para tratar de verla cuando estuvo aquí”.

Cabe recordar que, cuando Patricia Acosta regresó de Bucaramanga, Diomedes comenzó a componerle más canciones y se generó una historia de amor de cerca de 30 años. La pareja se separó en 1994, cuando Martín Elías tenía dos años.
POR: MIGUEL BARRIOS - Por muerte del artista se aplicó la extinción de la acción penal. Había sido demandado por Germán Benedetti que trabajó con Díaz.

La Fiscalía le solicitó al Juzgado Tercero Penal con funciones de conocimiento en Valledupar precluir un proceso penal que seguía en contra de Diomedes Díaz por presunto fraude a resolución judicial.

Lo anterior, luego de que el Cacique fuera denunciado por su exasistente Germán Benedetti Garcia, conocido popularmente como ‘El Pupi’, quien argumenta que a pesar de que un juzgado laboral le ordenó al Cacique de La Junta pagarle su liquidación por más de 16 años de servicio, este le había incumplido.

El denunciante indicó en el proceso que las empresas Sony Music, Sayco y Acinpro y el mismo Diomedes habían evadido de manera dolosa el cumplimiento de la sentencia ocultando bienes, propiedades y dinero de este, por lo que denunció al artista, lo que originó una investigación penal.

Fin de lo penal
No obstante, la Fiscalia informó que teniendo en cuenta que Diomedes falleció el 22 de diciembre de 2013, se configuró la ausencia absoluta del sujeto activo de la conducta, por muerte, dándole aplicación al fenómeno jurídico de extinción de la acción penal.

Germán Benedetti sostuvo que tras demandar a Diomedes para que le pagara todas las prestaciones sociales por su tiempo de servicio, el Juzgado Segundo laboral del Circuito de Valledupar adelantó un proceso ejecutivo contra el artista y mediante Resolución del 5 de agosto de 2008 profirió medidas cautelares donde ordenó el embargo y retenciones de los dineros embargables que correspondía al excedente de anticipo y cualquier otro que se encontrara en poder del empresario Nelson Wilches, derivados del contrato de presentación artística suscrito entre esta persona y el demandado.

Diomedes alcanzó a pagarle a Benedetti algunas cuotas, como se lo manifestó a la Fiscalia en un interrogatorio, pero los pagos se suspendieron, y ahora quedaron congelados tras su fallecimiento, por lo que según Germán Benedetti acudió al juzgado de familia donde se adelanta el proceso de sucesión para que se le tenga en cuenta la obligación que de acuerdo con él asciende a $90 millones.

“Intenté arreglarlo”
Sostuvo que “siempre intenté arreglar con Diomedes, llegar a un acuerdo, pero no se pudo, entonces me tocó demandarlo, yo no quise, sino que me obligaron a esto, lo que estoy reclamando es lo que me pertenece”.

Benedetti quien se hizo popular por el llamado de Diomedes en sus presentaciones con la frase: “Pupi, el pañuelo Pupi”, dijo que trabajó con Diomedes desde 1980 hasta 1997, y se encargaba de su alimentación, vestuario, medicamentos y de su cuidado en general.

“Yo estaba pendiente de Diomedes, y cuando me retiré lo entregué sano, después vino el desorden y unos representantes que no supieron cuidarlo, al punto que se murió. Dios lo tenga en su gloria”, manifestó.
Nos cuenta Joaco Guillen ex - manager del Cacique y su amigo de confianza.

Cuando Diomedes Díaz se enamoraba era bastante intenso y detallista, de una le componía canciones que era casi la forma de conquistar las mujeres, cuenta Guillen.

El tenía una novia que estudiaba en Bogotá estaba muy enamorado, muchas veces llamaba a su amigo y ex manager Joaco Guillen, le decía: “Compadre mañana viene por mi que me voy ver con la hembra de Bogotá, compré los pasajes en intercontinental que esos aviones corren más que lo de Avianca”.

Viajaba en el vuelo de la mañana y se venía en la tarde que llegaba a las 6pm, Patricia Acosta y la esposa de Guillen que son comadres vivían a una cuadra.

Donde yo no podía llegar a ninguna de las dos casa sin mi compadre Diomedes porque se daban cuenta me tocaba esperar en el aeropuerto todo el día con un estrés y rezando que no fueran a cancelar el vuelo, porque nos pillaba Patricia, expresa Joaco Guillen.

Cuando Diomedes llegaba le decía a Guillen: “Compadre ni unas donas le puedo traer porque no pillan” esos son los recuerdos de mi compadre Diomedes, expresa Joaco.

Estas son las historias de Joaquín Guillen contada a Toño Cacique, jefe de prensa de Diomedes para las páginas y redes sociales de Diomedes.

Antonio José De León, jefe de prensa de Diomedes.
Héctor Lavoe, Joe Arroyo y Diomedes Díaz: La Dignidad del Artista. (Primera Parte).

Ellos en su mediano peregrinar en la Tierra fueron tres personas distintas, en el multicultural mundo del Caribe, con un proyecto único de vida: ser artistas cantantes, es decir emisarios de la alegría y las tristezas, los amores y desamores, los sueños, las esperanzas y los desencantos, las fidelidades y las infidelidades de millones de seres comunes y corrientes, al igual que este quien escribe las presentes notas.

Por estas cosas de la vida, como decía mi abuelita Ana Hercilia todo un conjunto de coincidencias se teje en torno a ellos en su relativa mediana existencia:

De orígenes humildes, y expresiones significativas de las más puras estirpes populares.

Dueños de un sueño único: derrotar con su arte la pobreza social que los excluía de la sociedad de vida digna.

Convertirse en ídolos populares de su solar natal: Ponce (Puerto Rico), Cartagena de Indias y La Junta, (corregimiento de San Juan del Cesar, Guajira), el Caribe Colombiano, Colombia, América Latina y un ámbito amplio de Europa y otros países del mundo.

Dueños de unas cualidades personales especiales que fueron opacadas por sus desafueros conductuales en escenarios privados e incluso ante el público que los idolatró.

Ser actores de una vida trágica que los condujo a una muerte temprana, producto de sus errores los cuales sirvieron de base fundamental para que los detractores y contados guionistas, directores de teatro y cine, libretistas y productores del séptimo arte y televisión, al llevar la historia de sus vidas a las expresiones artísticas y a los medios , privilegiarán para divulgar las facetas negativas de los cantantes, lesionando su dignidad humana y artística.

Se opacó así, la razón del ser de un artista: su arte, su canto, su delicada y honrosa cualidad de inteligencia musical, de convertir en canciones fragmentos de poesía popular que enardecen y enternecen el alma de sus fanaticadas, cada vez que oyen, cantan y bailan una o varias de sus canciones exitosas.

Pero la lógica de la crítica enseña que al artista se le juzga y valora por sus arte y no por los errores que cometieron en su trágica vida sea pública o de su completa privacidad que a nadie interesa.

Por ello hoy, sin el ánimo de ocultar los errores de la vida pública y privada de Héctor, Joe Y Diomedes, pero si resuelto a contribuir a rescatar el alto valor de su dignidad de artistas y evitar que se continúe cometiendo estos garrafales errores, hay que tallar en piedra de granito esta frase:

“Al artista se le juzga, critica y valora por las expresiones de su arte y nada más”.

Po r estas razones es conveniente rechazar las versiones de aquellos medios de comunicación que pusieron en primer plano de las obras teatrales, cine y tv. sus debilidades humanas- su enfermedad de drogadicción- olvidándose de lo valioso y bello de su arte y lo sublime de sus canciones.

En este orden de ideas me refiero a la obra de teatro:

Quién mató a Héctor Lavoe? De Pablo Cabrera con el productor David Maldonado.

“La producción presentada originalmente por el Puerto Rican Travelling Teather, contó con la actuación estelar del sonero Domingo Quiñones” (América salsa. Biografías…Biografía de Héctor Lavoe.Sept.24. 15).

Sobre esta obra, el connotado periodista puertorriqueño Jaime Torres Torres expresa:

“Siempre mencionaré que fue todo lo contrario al Héctor Lavoe que interpretó Domingo Quiñones en ¿Quién mató a Héctor Lavoe? Que es la caricatura del verdadero Lavoe: auténtico, genuino y original. En la obra nos presentaron un Lavoe encorvado, robotizado, arrebatado, y mal hablado… cuando el fue un hombre de sentimientos muy nobles, no hubo distancias entre el artista y el ser humano, siempre fue el mismo.

Es triste cuando te encuentras con una obra como esa que explota inmisericordemente la enfermedad y el calvario para llenar una sala de teatro ignorando los antecedentes, las circunstancias sociales y culturales, el drama humano y la personalidad de un ser humano que fue bendecido con un talento y que un día a los 17 años emigró a la Babel de hierro y soñando con un futuro mejor y por su generosidad y nobleza e ingenuidad fue devorado por el sistema”!

De igual manera aconteció con la película : “El Cantante” interpretada por Marc Anthony y Jennifer López, tal como lo muestra Cinevista Blog (2007), en esta por demás extensa cita , cuyos apartes comparto después de ver la película en una tercera oportunidad con ojos más críticos:

“Cuando el proyecto se creó, la producción pensó en realizar un film que celebrara la vida y música de este artista y además revelara su vida no solo como arquitecto de la salsa sino también dentro de su conducta autodestructiva. Esta última intención se cumple a cabalidad, pero la primera al paso del desarrollo de la historia se pierde totalmente. Al final de la cinta lo que te queda es un triste resumen de un Lavoe melancólico, triste, sin coraje casi un antihéroe que para quienes no lo conocieron deja interrogantes y dudas sobre su fama y legado. Hubo en la cinta cierta manía por recrear y ahondar más sobre su pasado oscuro, casi al punto de auto culparlo, regalándole al público una razón escueta y hasta justa de su muerte.

Sin que se quiera desconocer la cruda realidad de este artista, la cinta falla al intentar desmitificar la gran admiración que los fanáticos sienten por él, además desconocer los aspectos positivos por los cuales sigue siendo recordado, que sin duda, debieron ser más fuertes que sus defectos de carácter, para que aún hoy sea tan venerado y seguido por tanta gente incluso de generaciones posteriores.

A parte de ello, el ritmo se me hizo soso, lento y con falta de narrativa. Desconozco hasta que punto se contó con la participación de su público seguidor, pues estos hubiesen sido los mejores guías para descubrir y develar en la película, el lado humano de este súper artista y así reivindicar ambos aspectos.

Yo no imagino una película de Diego Armando Maradona en donde solo se destaque su adicción a las drogas para justificar su condición actual. Esto es algo que no se pensó en la producción definitivamente. Además fueron muy osados al dejar como causa de su muerte el sida, pues es un tema que hasta hoy se sigue debatiendo, como también el hecho no hacer mención alguna de la hija del artista llamada Leslie. Estoy de acuerdo con las palabras que expresó Willie Colón en su página web tras conocer el film: “Los responsables de la película perdieron la oportunidad de hacer algo relevante para la comunidad hispana”.

Por estas extensas razones considero que es mucho mejor destacar el arte de los intérpretes, resaltar su dignidad de artistas y de seres humanos y considerar quue ninguno somos inmunes a los errores y menos los artistas cuyas condiciones de vida son en extremos difíciles, y que en vez de vivir la morbosidad con sus equivocaciones y trágica vida hay que continuar disfrutando lo excelso de su arte,

Por ello, nada mejor que recordar aquellos momentos inolvidables vividos con las canciones y la música de estos tres maestros empezando con el “top ten” del “Cantante de los cantantes”, quiero decir mi selección personal respetando la sabiduría y los gustos de mis lectores y lectoras.

Aquí les dejo mi listado de los 10 petardos de Héctor, por mí seleccionados, cuyos recuerdos evocaré en próxima entrega, al igual que los de Joe y Diomedes:

1. El Cantante.

2. Periódico de Ayer.

3. Panameña.

4. Canto a Borinquen.

5. Cheche Colé.

6. Mi Gente.

7. El Día de mi Suerte.

8. Aguanilé.

9. Ghana.

10. Juanito Alimaña.

Así, mientras llega el momento de las evocaciones pensemos: ¿Quien en su vida no ha tenido un “periódico de ayer”? CONTINUARÁ…
“Cuando Diomedes estaba prófugo de la justicia, la Fiscalía dormía a las fueras de mi casa, pensaba que él llegaría a buscarme porque estábamos grabando el álbum ‘Experiencias vividas’ y yo les tiraba la Policía porque sentía que me perseguía”.

Su nombre original es Francisco José Argüelles Coronel, pero fue bautizado en el mundo artístico como ‘Franco Argüelles’, padre de cinco hijos, nacido en el hogar conformado por Víctor Argüelles y Belia Coronel Maestre en Sitio Nuevo, vereda que pertenece al corregimiento de Pondorito, en La Guajira.

El acordeonero, productor y compositor de la música vallenata tiene una particularidad ante sus colegas; le gusta hablar claro y sin tapujos. No se le esconde a las preguntas cuando se le indaga por su ‘ego’ y la dificultad, que algunos artistas, tienen para conformar agrupación a su lado.

Inició en la actividad musical a la edad de 17 años, concursando en los diferentes festivales de la región, primero fue cantante y después se convirtió en acordeonero. Tiene más de 25 coronas.

“Comencé escuchando el estilo de Héctor Zuleta y ‘Juancho’ Rois. Tenía unos 13 años, pero inicié como cantante y de hecho soy ganador del Festival de Compositores con una canción llamada ‘Nada de mí’, que es de mi autoría”, explicó ‘Franco’ Argüelles en entrevista con NUESTRO FOLCLOR.

El verdadero ‘Franco’
En un espacio muy adentro de ‘Franco’ Argüelles está el estigma de que es “bollón y exigente”, por eso la separación con la mayoría de sus compañeros.

“Yo nunca fui el acordeonero que tocó el baile y se fue acostar a esperar los otros compromisos del siguiente fin de semana, yo soy el acordeonero visionario que sale al municipio a buscar el baile, que va y se reúne con el locutor, que se acerca al empresario y le lleva todo para que contraten a la agrupación, soy un fabricante del futuro, no soy el acordeonero que está expuesto a que el cantante lo irrespete. Hay muchos casos de acordeoneros que quedaron relegados siendo brillantes con el acordeón”, aseguró ‘Franco Argüelles.

“En mi papel somos ejemplos, porque los que se pararon en raya, ahora se les respeta hasta el sueldo porque antes a un acordeonero le pagaban hasta 600 mil pesos, yo tengo las pruebas. Hoy en día se ganan entre cuatro y siete millones de pesos libres, haberle dado ‘Franco’ Argüelles valor a su acordeón, eso benefició al círculo de acordeoneros de primera línea”, contextualizó ‘El Coronel’.

Primera grabación
“Yo venía de estar en cuatro producciones de Jorge Oñate con Álvaro López, tenía unos 16 años, ahí fue donde me encontró Otto Serge y grabamos en la compañía Sony Music”, recordó ‘Franco’ Argüelles.

Con Otto Serge realizó su primera producción discográfica, llamada ‘Por ovación’. Al separarse del médico, ‘Franco’ se unió con Iván Villazón.

“Con Villazón me encontré en Fonseca que iba a tocar un baile y su acordeonero, ‘Beto’ Villa no fue. Entonces Iván llevaba cuatro acordeoneros: Hildemaro Bolaños, Julián Rojas, Jhonny Gámez y un joven de la sabana, pero él me había visto tocando en la final del festival y me regaló una camisa y dijo ‘este es el acordeonero mío’, pero yo tenía mis apoderados folclóricos (risas) que eran Aurelio Núñez, José María ‘Chema’ Moscote y Luis Egurrola”, relató Argüelles.

En el año 1993, Villazón y Argüelles grabaron su primer trabajo llamado ‘Un mar de lágrimas’, un año después presentaron ‘Noticias’, seguidamente ‘Sin límites’, luego ‘Entrégate’, posteriormente ‘Tiempo de vallenato, y finalmente ‘Detalles’, seis producciones en total.

Experiencias vividas
“La gente recuerda mucho la unión con Iván, cuando yo voy a un lugar tengo que interpretar lo que hice con Villazón, pero hay algo que partió la historia y fue la grabación del disco ‘Experiencias vividas’ con Diomedes Díaz”.

Después de la experiencia conseguida junto a Iván Villazón, ‘Franco’ es llamado por Diomedes Díaz para grabar uno de los mejores álbumes de ‘El Cacique’ en su última etapa; ‘Experiencias vividas’, un trabajo de un éxito arrollador en toda Colombia con ventas multimillonarias a pesar de que Diomedes tenía inconvenientes con la justicia colombiana tras la muerte de Doris Adriana Niño.

“A Diomedes le avisaron que lo iban a buscar para ponerlo preso al día siguiente y él se tiró por la tapia de la casa y se refugió en la región de El Alto de la Vuelta y Badillo. Entonces me encomendó seguir grabando, porque apenas se estaban haciendo las pistas de los temas”, recordó ‘El Coronel’.

Aseguró que Diomedes no podía estar en Valledupar porque tenía orden de captura, pero con complicidad de algunos amigos y hasta de la Fuerza Pública, ‘El Cacique’ ingresaba a los estudios de grabación en horas de la noche.

Fue tan grande la acogida del compacto que ‘Franco’ decidió esperar a Diomedes por más de un año pero como no salió de la cárcel, tomó la decisión de unirse a ‘Beto’ Zabaleta, con quien grabó en 2001 el disco ‘Celebrando’.

El ‘huracán’ Oñate
“A ‘Beto’ Zabaleta le comenzaron a llevar cuentos y chismes de que me iba a unir con Jorge Oñate, yo compré una finca en Sabana Larga, Atlántico, y Oñate siempre llegaba por allá a saludarme. Yo nunca pensé en unirme con Jorge, pero me hicieron un trabajo de inteligencia bien hecho, ‘Beto’ llegó a no hablarme en los escenarios y yo no sabía qué estaba pasando”, dijo el autor de ‘El amor se impone’.

Después de una parranda en Barranquilla ‘partieron palitos’ y entonces Argüelles estaba destinado para llegar a la agrupación de Jorge Oñate.

“Cuando me iba a unir con Jorge Oñate hicimos una rueda de prensa en el restaurante ‘El Chamaco’ en Valledupar, pero Oñate no me confesó que estaba firmado con una casa disquera y yo pertenecía a otra, entonces comencé a tocar unos bailes con él pero nunca pudo darse la grabación”.

Nueva generación
No pasó a mayores la bulla con Oñate y entonces ‘Franco’ decidió unirse a Peter Manjarrés, con quien realizó compactos, el primero fue ‘Estilo y talento’ en 2003.

“Yo busqué una reunión con amigos de Barranquilla y les dije que había un muchacho llamado Silvestre Dangond, que acababa de sacar una producción con Román López y cantaba bonito, pero hablé de otro como fue Peter Manjarrés. En ese encuentro acordamos que Peter porque tenía un timbre de voz como el de Villazón”.

Fue una unión corta porque un año después ‘Franco’ Argüelles recibió nuevamente el llamado de Diomedes Díaz y la sociedad con Manjarrés culmina.

Diomedes al salir de la Cárcel Judicial de Valledupar se reencontró con Argüelles y prepararon el trabajo ‘De nuevo con mi gente’, el disco que marcó el regreso de un ídolo pero sin el éxito de ‘Experiencias vividas’.

El autor
Argüelles es autor de más de 250 obras musicales grabadas en género vallenato como son: ‘Verdad que duele’, ‘Lo que no hago yo’, ‘El amor se impone’, ‘El rancho no es mío’, ‘Salió pirata’, ‘Ay ve’, ‘El secretico’, ‘Cosa de locos’, ‘De home run’, entre otras.
Ahora, Franco Argüelles prepara un proyecto cantando y tocando esas canciones. En Barranquilla está trabajando los arreglos que llevarán 12 canciones para entregarlas al público.

El compacto saldrá el primer semestre del 2016, aunque Argüelles sigue trabajando con el cantante Alfonso Stummo, con quien grabó el compacto del que se desprende el éxito ‘Un mar de besitos’.

Última etapa
Después de lo realizado con Diomedes, Argüelles se retiró dos años de los escenarios y reapareció en 2007 con un trabajo de colección al lado de Elías Rosado. En la vida musical de ‘Franco’ también aparecen nombres como Ernesto Mendoza, Héctor ‘Pillao’ Rodríguez, Luis Fernando Lúquez, Orlando Liñán, Rafael Santos Díaz y Silvio Brito.


La primera parranda de Peter Manjarrés con ‘Franco’ Argüelles se realizó en el Hotel del Prado en la capital del Atlántico.
Después de lo realizado con Diomedes, Argüelles se retiró dos años de los escenarios y reapareció en 2007.

“Diomedes pensaba que iba a salir cobrando unos 20 millones, pero aparecieron empresarios ofreciendo 200 millones de pesos por baile y se formó la soyadera (risas)”.

Después de una parranda en Barranquilla, Zabaleta ‘partió palitos’ con Argüelles y entonces armó agrupación con Jorge Oñate.
Por Carlos Mario Jiménez
Con nuevo proyecto en Valledupar, se estará contando la verdadera historia real del Cacique de la junta Diomedes Díaz y así todo nuestro folclor. 


Una propuesta del pasado gobernador y que sigue adelante el proyecto para los seguidores de la música vallenata y de la cultura en general. 

Una ventaja de los gobernantes de Valledupar es la amistad y unión de la administración saliente y entrante que también apoya el folclor, ojala que todo se de.
Como saben ustedes por primera vez se enfrentaron en La Junta, Guajira al lado del Cacique de la Junta Diomedes Díaz, de igual manera se enfrentan en San Diego.

En esta ocasión hacen nuevo enfrentamiento en fiesta privada (Matrimonio) en la ciudad de Cartagena estos dos grandes de la música vallenata, el acordeonero Iván Zuleta y el rey de piquería José Felix Ariz donde se tratan de quitar la espina nuevamente.

A continuación compartimos los versos y juzguen ustedes cada verso.