Las Vainas De Diomedes: “Tómense una águila”