¿Qué perdió el vallenato con la desaparición de Martín Elías? - Diomedes Díaz - Noticias, Fotos y Videos de Vallenato

¿Qué perdió el vallenato con la desaparición de Martín Elías?


Martín Elías Díaz hubiese dado cualquier cosa por ser el número uno en las tendencias de búsquedas de Google. Y lo fue, pero el artista no pudo disfrutarlo ni mucho menos saber los beneficios y todo porque su muerte originó que los colombianos buscaran en internet su nombre.

Recientemente Google dio a conocer los rankings de los más buscados en este 2017, siendo el hijo de Diomedes Díaz el número dos en tendencias, pero el primero en personajes y consulta de música.

Su partida fue inesperada, ni su amigo más cercano lo imaginada. De esa manera lo contó Rafael ‘Pichón’ Rico a EL PILÓN, en una entrevista que concedió en octubre de este año.

Con el paso de los días, Martín Elías consolidó su nombre en el vallenato, pasando de ser solo un hijo más de Diomedes a convertirse en una figura común de la música colombiana. Después de que en 2011 sorprendiera al público con el álbum ‘El terremoto’, de la mano de Rolando Ochoa, este joven demostró la calidad vocal y la jerarquía que podría brindarle al folclor a su corta edad -20 años para la época-.

“La muerte de Martín es una pérdida irreparable para nuestra música”, dice Peter Manjarrés, aduciendo que “era el futuro de la música vallenata, por su corta edad, su talento, dinastía y su carisma”.

El ganador tres veces del Grammy Latino manifestó que en Martín Elías encontró “la visión y se lo decía a él en vida, que lideraría a la nueva generación de nuestro género”.

Pero fue más allá el intérprete de ‘Tragao de ti’ y dijo: “pasarán años para volver a ver un artista con todas las virtudes que tenía Martín, sin deméritos a los demás artistas nuevos”.

Arriesgado fue Martín Elías que con solo 16 años resolvió trabajar como solista. Tenía algo de experiencia gracias al espacio brindado por su tío Elver Díaz en la agrupación ‘La Familia de Diomdes’.

La cuota inicial para la primera grabación fue prestada por María Emma Gómez de Becerra, mamá de Harold Becerrera, quien fue su primer representante. En total fue un millón de pesos para que pagaran anticipos en los estudios de grabación, donde finalmente comenzó ‘Una nueva historia’, tal como titularon el compacto que además sirvió para unir a la agrupación a Rolando Ochoa.

Ese compacto salió en 2007 al mercado y contó con el acompañamiento del sello de Discos Fuentes e incluyó 14 canciones, obras de autores como: Rolando Ochoa, Wilfran Castillo, Diomedes Díaz, Calixto Ochoa, Melkis Suárez, Alberto Mercado, Jhon Dovales, Kilmer Peralta, Juan Luis Guerra, Martín Elías Díaz, entre otros.

Al sellarse su carrera, después de cumplir un compromiso en Tolú y accidentarse en su camioneta en la Transversal del Caribe (a la altura del corregimiento Aguas Negras y a tan solo cinco kilómetros de la zona urbana del municipio de San Onofre), el intérprete alcanzó a publicar nueve producciones discográficas y dejó otra más en los estudios, que finalmente fue publicada como homenaje a su memoria.

El disco de Martín Elías y Rolando Ochoa con más éxito es ‘El terremoto’, que incluye canciones de la autoría de Omar Geles como ‘El complemento de mi vida’, Alberto Tico Mercado con ‘Mi amor ideal’, Wilfran Castillo, Manuel Julián Martínez, Rolando Ochoa, Fabián Corrales, entre otros.
Golpe fuerte

El comunicador social y director de la emisora Cacica Stereo, Korak Pérez Villamizar, asegura que la mejor etapa de Martín Elías fue al lado de ‘Juancho’ De la Espriella, sin olvidarse de que el estilo se lo dio Rolando Ochoa.

“La pérdida de Martín Elías es un golpe fuerte porque se va un artista que en 26 años hizo mucho para la música vallenata. Murió en su mejor momento, era la realización como un gran ídolo”, destacó Pérez.

Como promotor de la carrera de Martín Elías, Korak advierte que “hay un hueco en el vallenato y se nota al momento de realizar una programación porque se nota el vacío del cantante que tenía una sonrisa especial, era dadivoso”.

En conceptos musicales, el locutor opina que logró hacer un estilo totalmente diferente al de su padre. “Con canciones como ‘El terremoto’ y ‘La gota’ logró hacer su propio estilo con Rolando Ochoa”.

“El despegue de Martín Elías es cuando hace el trabajo de ‘El terremoto’, pero su consolidación es cuando graba la canción ‘Diez razones para amarte’ con el acordeón de ‘Juancho’ De la Espriella, pero pienso que la gente siente un cariño especial por los hijos de Diomedes Díaz y Patricia Acosta, porque hay hermanos que vienen buscando un espacio y hablo de Elder Dayán, pero el tema Martín tomó la bandera de la dinastía”, argumenta Pérez Villamizar.
El día de la muerte

A la 1:30 de la madrugada, Martín Elías salió la madrugada del viernes 14 abril, en compañía de su conductor Armando León Quintero Ponce, Rafael ‘Pichón’ Rico y Alejandro ‘Álex’ Ramírez, desde Cartagena con rumbo a Tolú, Coveñas, Sucre.

Pasadas las 3:00 de la madrugada, Martín Elías antes de llegar a Coveñas llamó a su mánager ‘Juank’ Vega y le preguntó cómo estaba el espectáculo, fue así como ‘Juank’ le respondió: “grave”.

“Qué hago. Me voy”, le dijo Martín Elías a Vega, quien le advirtió que el turno estaba para las 5:00 de la mañana y los empresarios del baile además habían pedido rebajar el precio por la presentación.

Martín Elías accedió a rebajar $10 millones del valor total por el que estaba pactado el contrato y también confirmó que esperaría hasta que ‘Churo’ Díaz bajara del escenario.

A las 5:30 de la mañana ‘Churo’ Díaz terminó su presentación y dejó la tarima para que los integrantes de Martín Elías subieran y así cerrar el evento público. Tipo 6:15 de la mañana, ‘El terremoto’ llegó a la tarima y cantó cerca de una hora, frente a unas 500 personas.

Una vez terminó el espectáculo, Martín Elías salió del lugar con Armando León Quintero Ponce, Rafael ‘Pichón’ Rico y ‘Álex’ Ramírez, rumbo a Cartagena, para reencontrarse con su familia que lo esperaba en un hotel de esa ciudad.

En la vía que conduce al municipio de San Onofre, en un sector conocido como Aguas Negras, pasadas las 7:30 de la mañana, la camioneta de placa IWQ 913 de Bogotá, color blanco, sufrió un accidente y quedó destrozada en medio de la vía.

Entre las primeras personas en llegar al sitio se encontraba Rolando Ochoa, acordeonero y compañero de Martín Elías, quien se bajó de su vehículo a auxiliar al grupo de amigos que quedó tendido en medio de la vía, después de que el conductor perdiera el control de la camioneta en que viajaban y dieran varias vueltas para finalmente colisionar contra la rama de un árbol.

A un costado de la vía quedaron Rafael ‘Pichón’ Rico, con lesiones en su cuerpo, pero a unos 20 metros más adelante se encontraba Martín Elías, quien se salió del carro y sufrió heridas de consideración en la cabeza, tórax y piernas.

Minutos después, ‘Juank’ Vega, mánager de Martín, llegó al sitio y con la ayuda de varios campesinos y transeúntes embarcaron en un vehículo a los heridos para llevarlos al centro de salud de San Onofre, en el que recibieron los primeros auxilios.

Pasaron los minutos y una ambulancia llegó al sitio, de inmediato Martín Elías fue embarcado con rumbo a Sincelejo, donde el joven fue recluido en la Clínica Santa María. Allí recibió atención especializada y fue remitido a la Unidad de Cuidados Intensivos por la gravedad de las heridas.

A las 10:00 de la mañana, el comandante de la Policía Nacional en Sucre, coronel Julio Sánchez, entregó declaraciones a los medios de comunicación que estaban a las afueras del centro médico y advirtió que el accidente “pudo haberse dado” por un exceso de velocidad y al mal estado de la vía.

Pasadas las 10:30 de la mañana, Martín Elías fue sometido a una intervención quirúrgica por los galenos del sitio y según dijeron portavoces había sido “exitosa”, a pesar de que el cantante sufrió cinco paros cardiorespiratorios.

A la 1:05 de la tarde, ‘Juank’ Vega confirmó la noticia sobre el fallecimiento de Martín Elías Díaz Acosta, quien había nacido el 18 de junio de 1990, fruto del amor de Diomedes Díaz y Patricia Acosta.

Por: Carlos Mario Jiménez de El Pilón de Valledupar.